TusTextos

Boligrafo

Esgrimiendo un enorme boligrafo, sus hábitos nocturnos hacían que escribiera sin parar
y deseaba conocer la belleza de la inmensa y asombrosa mente que
con esos destellos de genio, entre las sendas suaves de sus dedos plasmaba en el papel, su brillo.
Enojada ya de sí, unas sombras se proyectaban malgastando tan dulce expresión y
más suave aliento, parloteo de charlatanes y charcos sin pisar, en el empredado ser
humano, escuchaba zumbar los dulces y susurrantes versos que como música
salida de la mano del pianista más sutil ,,, saliera.
Deliciosos silencios entremezclados con su aliento pasional, y un diluvio de vida que
cae de manera condescendiente hasta la desnudez total.
Calles impregnadas de nostalgias, cubiertas de figuras retorcidas, seres de indefinible
contorno o fantasmales siluetas que sofocan constantemente el albedrío propio.
El asombro excita , turba, se esparce en la niebla del ser, imparable como la lluvia
en el diluvio .
Encuentro una voz en el vacío, sigo el rastro, que con un olor armonioso esparce su fragancia en mi ser, un largo viaje de una larga siesta.
Guardo, ceñido a mi cuerpo, el destino , la locura irreversible de una trinidad de lenguas que me sumergen en la contemplación gloriosa del amor.
Regina14 de enero de 2020

Más de Regina