Mundo de Apariencias Parte 1. Ser Suficiente

Publicado por Reid el 14 de abril de 2017.

Estoy a punto de comenzar a contar una historia, mi historia. No busco más con esto que liberarme de todas esas emociones que me asaltan, solo quiero tratar de poner un orden a todo para ver si al fin así consigo entenderlo, porque ahora mismo, nada parece tener mucho sentido. Llevo muchos años buscando dar forma a una historia, y por más ideas que he tenido, ninguna ha sido suficiente, y de eso habla la primera historia, de no ser suficiente.


1
Desde que tengo uso de razón no he sido suficiente, nunca he hecho nada lo suficientemente bueno, siempre he estado en un limbo. No importa de que hablemos, amor, amistad, trabajo&lo que sea, nunca he destacado de ninguna de las formas, y no ha sido por falta de intentos, o al menos no siempre. Tengo que reconocer que puede que nunca haya dado todo de mí en los estudios, pero en otras facetas de mi vida estoy segura de que lo que sea que rija los sucesos que nos abarcan no se ha portado bien conmigo. Soy plenamente consciente de que hay pocas cosas de las que me puedo quejar teniendo una buena posición económica y una familia estructurada, pero a veces es casi tan doloroso el tenerlo todo, en apariencia, como el no tener nada. Siempre han dado igual mis acciones, con los años parece que todo en mi vida parece inmutable, bajo mi percepción de la realidad el tiempo solo pasa para mí, y cada vez me angustia más esta cuenta atrás. Sé que soy joven, que es normal que no tenga un lugar, mucha gente muere sin tenerlo, pero yo no quiero ser una de ellos, no me siento parte de eso. Ahí radica el problema del asunto, siempre me he sentido diferente, especial, en el fondo siempre he creído que tengo algo único. Cuanto más me adentraba en el mar, más lejos veía la tierra. Avanzar hacia la incertidumbre o retroceder a la seguridad. Siempre ha habido un ella en mi vida, una persona que ha ido un paso por delante, alguien que aparentemente podía conseguir todo lo que yo deseaba sin esfuerzo. Cuando he sentido que estaba vislumbrando la gloria, he tenido que retener mis lágrimas ante la realidad de un simple espejismo. A veces la realidad supera a la ficción. Nunca he sido más que eso, el segundo plato de un restaurante de mala muerte, la cuarta que no alcanza el pódium, de la que nadie se acuerda, un libro olvidado en el Parnaso. No sé si es que la gente me mira pero no me ve, o soy yo la de la percepción errónea, pero lo voy a averiguar.

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Reid