TusTextos.com

Nuestra Bandera.

Al principio era una sensación difícil de describir, pasado el tiempo se iba convirtiendo en una opresión que no quería tener, pero que me hacía saber que seguía viva aún sin vivir. Los dos estábamos en el mismo barco y la cobardía por bandera.
Parada, así estaba, mi cuerpo y mi mente bullía por dentro y yo seguía parada, porque era un sacrilegio pensar lo que pensaba, y sin embargo... tenía que hacer lo que debía.
No se las veces que me repetía esa frase a mi misma, mi yo interior me gritaba enfurecida que no quería estar donde estaba, ni caso le hacía. Me costo pero ignoré sus reclamos, seguí adelante a merced de la corriente que me llevaba donde quería sin coger yo el timón. Sin tomar conciencia de mi tortuosa realidad, así sucedía mi vida por mucho tiempo. El amor me condeno a una vida de sumisión consentida, sin decisión caminaba, cedí todo el poder a otras manos... porque hacía lo que debía.
La opresión seguía, se convertía en una angustia constante sintiéndome, a veces, una mala y miserable persona por escuchar mis anhelos, y siempre terriblemente infeliz. Por amor volqué mi vida a las personas que me rodeaban, olvidando mi propia opinión... porque hacía lo que debía.
En ese estado el amor y el cariño que me rodeaba no me llegaba, sintiendo una inmensa soledad. Atente contra mi vida no cuidándome como debía.
Se sucedieron los días, las semanas y la angustia desapareció como por arte de magia , flotaba en mi día a día, sin sentir nada, las lágrimas silenciosas acabaron. Envuelta en mi falsa y apacible serenidad, me sentía bien, tranquila, ya no escuchaba a mi otro yo gritándome. Mi salud se resentía sin darme cuenta, mi atención se centraba en todo lo demás.
Me veo a mi misma en el pasado discutiendo con mi médico, diciéndole que era un exagerado que no necesitaba ir al hospital, en su capacidad como profesional me veía como con una lucecita roja de alerta. Seguí con mi vida hasta que mi cuerpo empezó a no responderme, no lo entendía, me sentía tan bien, sin pensar, sin padecer...
Me sentí desfallecer un día, y vi la angustia reflejada en ti, tu preocupación era tan palpable que solo entonces fui consciente de que era verdad lo que el médico me decía, no estaba bien.
Tus lágrimas, tu terror lo tengo grabado en mi mente, tu miedo a perderme me hizo despertar de mi letargo. Cada una de tus lágrimas me dolieron en lo más hondo.
"¿Amor qué es lo que quieres?", me preguntaste, "sentirme libre es todo lo que quiero", dije.
Arrancaste la bandera del barco y alzaste otra. La valentía sería nuestra bandera ahora.
21 de diciembre de 2017

Lo recomiendan

16 Comentarios

  • Raul_amon

    Me ha gustado mucho, Remi. A veces en la vida hay que tener valentía. Que lo diga yo, que a veces me cuesta arriesgarme...
    Un beso!

    21/12/17 05:12

  • Thecontradiction

    Muy bonito, me gusta la manera en la que has comparado la vida a un barco, y nuestra manera de vivir a las banderas que alzamos.

    Veo esta analogia muy acertada.

    Un saludo.

    21/12/17 07:12

  • Remi

    Muchas gracias Raul, hay que ser fiel a uno mismo y ser valiente aunque cueste.
    Besos.

    21/12/17 09:12

  • Remi

    Muy agradecida con tu comentario Thecontradiction, me alegra que te guste.
    Saludos.

    21/12/17 09:12

  • Regina

    Duro lo pasaste, y mejor lo explicaste, valiente y poeta,Muchos besos Remi.

    23/12/17 09:12

  • Remi

    Muchos besos para ti también Regina, lo intento ...ser valiente.

    24/12/17 10:12

  • Mejorana

    Gran relato, Remi. Para poder cuidar de los demás lo primero es velar por nosotras mismas y respetar nuestra propia dignidad, antes de que se nos haga demasiado tarde.
    Un abrazo.

    24/12/17 08:12

  • Remi

    Que ciertas son tus palabras Mejorana, muchas gracias por comentar.
    Un cariñoso abrazo.

    25/12/17 09:12

  • Sebastiana

    ¡DIOS MIO!casi no puedo escribir de las lagrimas que recorren todavía mis ojos, he visto en imagen totalmente la escena de tu relato desde mi lectura y mi corazón, gracias por ser y estar ahí, donde ni yo lo hubiera podido explicar mejor siendo escena en mi vida.PRECIOSO REMI.
    Con ello FELIZ NAVIDAD.

    25/12/17 09:12

  • Remi

    Muchísimas gracias Sebastiana, un dulce abrazo para ti, feliz navidad.

    26/12/17 04:12

  • Diegozami

    Que bien encontraste la metáfora y las palabras para pintar sentimientos difíciles, de verdad esta muy sentido.
    Saludos te envío.

    02/01/18 06:01

  • Remi

    Aveces es difícil encontrar las palabras adecuadas para describir según que situaciones, las musas me inspiraron yo creo :)...
    Te agradezco mucho tu comentario, que se sienta y que se entienda lo que escribo es lo que quiero.
    Saludos.

    02/01/18 08:01

  • Voltereta

    Es impensable lo que mueve el amor, nos puede hacer morir o puede hacer que otros mueran por nosotros, pero la bandera, sea la que sea, mejor llevarla siempre enarbolada.

    Un buen texto. Sin duda tiene algo de poético.

    14/01/18 11:01

  • Remi

    Siempre enarbolada que nos recuerde un estado de ánimo o una decisión.
    Gracias por tu comentario Voltereta.

    15/01/18 03:01

  • Cucua

    Increíble , me siento reflejada en cada palabra de este texto.
    Mi cuerpo me pide cambiar, me pide libertad y que alce la voz contra lo que quiero. Me pide que luche por ello, hace tiempo que quite la bandera de la cobardía y ahora estoy trabajando para alzar bien alta la de la valentía, lleva su tiempo pero llegará el día que hondee con el viento a favor.
    Precioso texto y las emociones que transmite.
    Saludos Remi!!!

    03/02/18 02:02

  • Remi

    Creo que las dos estamos en el mismo punto, respecto a la bandera, tienes razón lleva su tiempo.
    Muchas gracias por comentar, un abrazo Cucua.

    03/02/18 04:02

Más de Remi