TusTextos.com

Mi Dama Del Norte

Mi Dama del norte, esta llegó cuando menos lo espere, se adueñó de mi pensamiento con un idioma peculiar que estábamos aprendiendo, también fue por error estar conociéndonos pero tal vez el destino al ser grato me puso junto a ella, pasaron las horas y no entendía que estaba pasando, quería inmiscuirme cada vez más en su canto, quería estar ahí para ella, algo que jamás he sentido por otras bellas, se acabó el tiempo y en ese momento no me daba cuenta de lo que hacemos , un rato después nos encontramos nuevamente, yo no la recordaba, mi cabeza la desgasto tanto que estaba convirtiéndose en un sentimiento fuerte después acabando la hora del idioma sin nombre, salimos y caminando fuimos al norte, ella decidió y yo tonto andante la siguió conversamos, platicamos el tiempo paso y quería saber mucho más de ella, pero nuevamente tuve que rime y ella se apartó sola y yo me quedé perplejo al dejarla ir por ahí a un destino lejano, yo pensaba que está pasando, hice cosas que no estaba acostumbrado a hacerlas, luego entendí que aquella dama del norte me hechizo así sin más que una sonrisa y palabras sin un orden, espera al siguiente día y ella estaba ahí pero paso algo extraño, ella sin mirada alguna me correspondió, me quede pensando, bueno tal vez ya estaba cansada de mi acto, pero intento de nuevo, repito casi no suelo hacerlo, y agradable sorpresa me lleve al ver que ella acepto caminar, hasta su destino la acompañe y al ser tan lar ese camino yo ni lo sentí ya que ella estaba conmigo, me es extraño el sentimiento que siento ya que con ella yo soy ligeramente eterno en este mundo fiero, y así una vez más sucedió pase un día mirándola, era tal la atracción que sentí que buen ya no se ni que decir, esto no es para siempre eso aún no lo sabía la verdad, creo que fui demasiado hostigante ya que quería contactar con ella para pasar un día interesante pero mi dama del norte concreto un respuesta a mi acción de una manera cortante, me dije a mi mismo que aquella dama te hizo pasar algo que jamás sentiste, pero ella tomo una decisión y tienes que respetarla ya que mi dama es muy importante, al final todo paga su precio y el mío fue el no hacer las cosas mucho mas interesantes
23 de octubre de 2016

Más de Ricardolascano