A Veces Pasa

Publicado por Sandramas el 02 de agosto de 2017.
Es curioso como un día te despiertas y te das cuenta que ya no eres tú,
sin saber muy bien cómo ni cuándo,
ni en qué experiencia te abandonaste sin querer.

Por primera vez abres los ojos y te observas a ti mismo,
coges perspectiva y en tu imagen ves a alguien triste y deprimido, sin ganas ni energía.

Atas cabos haciéndote consciente de tus pensamientos, esos que te van repitiendo que mejor hoy te quedes en casa, que ahora no tienes ganas, que ya lo harás otro día...
Y no sales, no piensas, no sientes... La desgana y la apatía se apoderan de ti sin que te des ni cuenta.

Los días cada vez se parecen más, se hacen más largos, más insulsos, más pesados y menos interesantes...
Se convierten en una lucha constante, en la cual tu principal objetivo es que terminen cuanto antes.

Ya no hay motivación ni emoción y me sigo preguntando en qué suspiro se escapó mi yo.
Esa persona con fuerza y pasión que se desvivía por vivir.
En algún rincón estará mi ilusión, pero, ¿Por qué decidiría dejarla ahí?, ¿Qué motivo me llevó a desistir?

Repaso los meses, clasifico recuerdos, archivo los irrelevantes y me quedo observando los más emocionales...
Parecen dolorosos, será que alguno se llevó parte de mí consigo, será que hay algo que me perturbó más de lo que podía imaginar.

Y de repente te veo, vuelves a estar tú detrás de todo esto.
Te reconocí fácilmente entre mis lágrimas, te encontré rápido en mis insomnios... Pero tardé en darme cuenta de cuánto de mi te llevaste, no fui consciente del trozo que me arrebataste.

Ahora vivo a medio gas, la parte perdida no acaba de recomponerse, le cuesta regenerarse.
La tristeza me persigue silenciosa, discretamente me hace sombra para que nadie lo note ni yo la vea.
Anda detrás y va conmigo a todas partes, me susurra que cada vez hay menos luz y va tiñendo de gris mí alrededor a cada paso que doy. Parece que alguien ha apagado las luces del universo.

Pero luego me recuerdo a mí, cuando era fuerte y feliz, y me digo que allá voy otra vez;
Arriba y a vivir.

Y lo cierto es que a veces pasa,
se te cae el mundo y no sabes por qué.
O sabes por qué pero te falta el cómo.
Y cuando tienes el cómo lo intentas encajar en el cuándo.
Y cuando parece que tienes las respuestas, vuelves a preguntarte porqué.
¿Por qué tan intenso?, ¿Por qué no me di cuenta?

Ahora ya lo veo, están saltando todas las alarmas.
Reclaman cambios, aire fresco y entusiasmo.
Entonces sonríes y te dices: yo de aquí salgo.
Ahora me doy cuenta, me cojea la autoestima.
Pero también veo que cada día puede volver a empezar tu vida.

Que broma tan pesada cruzarnos,
que idea tan macabra querernos.
Y hoy digo basta; hasta aquí sufriremos.

Lo recomiendan

2 Comentarios

  • Antoniof.lee


    Me ha encantado como lo has expresado en palabras . Lo que has escrito tiene un nombre , se llama "juventud".Donde surgen todos los miedos , todas las dudas , que una vez superados unos y otras
    nos llevan a etapas más serenas , con menos miedos y con pocas dudas.Por lo menos deberia ser asi , aunque eso depende de cada cual, hay de todo como en botica.

    Un saludo cordial Sandramas..

    17/08/17 08:08

  • Sandramas

    Interesante reflexión. Gracias por tu aportación : )

    18/08/17 07:08

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Sandramas