TusTextos.com

El Sonido Del Silencio

En mis ojos ha vuelto a llover, las gotas cayendo en mi pecho, ya huelo el petricor otra vez, me acuesto y miro mi techo, siento que escucho el silencio, me quedo callado un buen rato, el viento dice que me irreverencio por no terminarme lo que hay en el plato, "presencio tu dolor a diario", dice en medio de su arrebato "no haces nada por tí, te odias y lo noto, quisieras morir pero...¿No tienes los huevos o acaso no estás tan roto?" Mientras mas me habla me siento mas loco, paso por la paranoia, hablo con él viento, y él mismo causa mi metanoia. Si mi dolor es causado por lo que siento, entiendo que yo soy mi propio caballo de Troya. El silencio comenta con alegato "todo este tiempo has tropezado con la suela de tu propio zapato", yo causo mi llanto, también mis euforias. Mis ojos perdidos dan vueltas igual que una noria, la mente me pesa y un recuerdo me agobia, recuerdo sus labios besar y sentir como se iban mis fobias pero abro los ojos de nuevo y regreso de la inopia. Las lágrimas siguen cayendo en la roca, pasando primero por mis labios agrietados, algunas quedando en mi boca. Mi corazón se siente apretado, el aire se torna pesado, el entorno me encierra, siento pánico ¿De qué? No sé pero estoy asustado, siento que viene algo, la glabela se arruga, quizá estoy enojado, por eso mis cejas van hacia abajo, quizá estoy triste por eso el llanto ,o quizá estoy feliz pero no sé como expresarlo. No sé que es lo que de verdad siento, no sé como decirlo y se siente como si estuviese muriendo, es culpa mía y lo entiendo, la alexitimia no me deja dormir, noches enteras tratando de identificar lo que siento, sin una respuesta, que me permita saber lo que pasa dentro de mi cabeza. Prefiero conocer al resto antes que a mí, por miedo a mi mismo, o por asco y desprecio, quizá me odio mas que a nadie por no saber lo que quiero, quizá me aborrezco por saber que no soy suficiente, o por mi falta de resiliencia. Otra vez la cuchilla araña mi muñeca, esta vez de forma horizontal, no busco la muerte, no, solo una forma de evadir el verdadero dolor. Aún puedo ver la cicatriz de la última vez, aunque ya no está en mi piel, quedó grabada en mi memoria. Me siento en paz, aunque no debería ser asi, igualmente me trae tranquilidad ver de nuevo ese carmesí. "deberías parar" escucho a lo lejos, me suena familiar, ah si, ya recuerdo, es el mismo sonido del silencio...
Santiagogiraldo10 de enero de 2020
Archivado en:
poesia suicidio tristeza

Más de Santiagogiraldo