P(roma)vera.

Una vez más, de nuevo por aquí. ¿ Y a que no saben qué ? Hoy también quería hablar de amor.
"Demasiado joven para amar", dicen las lenguas más experimentadas, pero a la vez más ingenuas.
Tal vez tengan razón y lo sea demasiado, pero.. ¿ Quién decide cuál es la edad oportuna para enamorarse ? ¿ Cuándo dejas de ser esa inocente niñita rubia, de ojos azules y de apenas metro y medio de altura para convertirte en la joven muchacha capaz de afrontar y superar todas las piedras del camino ? ¿ Cuántas primaveras necesitamos para llegar a ser el maduro y dulce fruto que esperan que seamos ?
Sinceramente, no sabría contestar. Igual que tampoco sé contestarme a mi misma en multitud de situaciones y la única solución que encuentro es darle la vuelta al mundo.
Quizás tienen razón y aún soy sólo una pequeña semilla que trata de germinar entre los frutos mas carnosos. Quizás me quedan cientos de piedras y sus respectivas brechas en la cabeza para lograr ser una experimentada lengua más, pero ¿ qué decir en este punto ?
Esta pequeña está enamorada.

Etiquetas:

1 Comentarios

  • Nukh

    El amor no entiende de edad, Savannah. En cada etapa prima alguna de sus vertientes (pasión, necesidad, seguridad, protección, cariño, respeto...) pero nunca es ni pronto ni tarde para que te arrastre. Y todas y cada una de las experiencias que te brinde te llevarán a madurar.
    Gracias por compartirlo.

    11/06/14 01:06

Más de Savannah