¡tengo! ¡valor!


No me sentía sola
no era extraña la sensación
soledad física si tenía
pero la elegí yo.

Ahora sé de que dudaba
a lo que le tenía pavor
temiendo no saber explicarlo
volviendo a comenzar el terror.

-¡Que más da lo que piensen!
-¡primero mi valor!.
Con el me confirmaba
resistiéndome al dolor.

Capaz de soportar
oleajes profundos
esperaba no perderme en mareas
teniendo un ¡no! Rotundo.

-Soy ¡yo! Quien habla
no un producto
de la de la imaginación
si para otros estoy perdida
mientras yo me encuentre
no saldré del rincón.

Esa fue siempre mi defensa,
más tener mi control.

¡Soy Yo quien habla
no un producto dela imaginación!

16 / noviembre / 2017

Etiquetas:

Mas de Sebastiana