TusTextos.com

La Historia de Niki. Capitulo 2 - Celos

Suena el despertador, las 6.30 me levanto de golpe, esta mañana tengo que hacer muchas cosas. Me meto en el baño, y me dispongo a ducharme. Me gusta levantarme temprano para poder pasar el mayor tiempo posible debajo del agua. En la radio dicen que son ya las 7, aun tengo tiempo. Salgo me visto y me arreglo un poco, lo justo, vamos a clase, no a un desfile de modelos. Cuando ya estoy lista oigo a mi madre...
- Niki, ¿Te falta mucho? El desayuno está en la mesa.
-Ya voy, ya voy.
- Venga va, que tu hermano también necesita usar el lavabo. ¿Ya te has cambiado? ¿Ha hecho la mochila? ¿Te has secado bien el pelo? Mira que ahora hace un poco de frio por las mañanas y puedes coger un resfriado… ¿Nicole?
Mi madre la pesada, siempre lo quiere controla todo…
- Que si mamá, me lavo los dientes y salgo.
-Esta bien…
Salgo, desayuno, y bajo al garaje. Me meto en el coche y ahora toca esperar. Seguro que mi hermano está montando alguna con tal de llegar tarde a clase.
Que pesado es este niño, me lo quiero mucho, pero cuando se trata de tocar la moral…
En fin ya vienen, se meten en el coche y cuando me quiero dar cuenta ya estamos en el colegio.

Mama nos da nuestro almuerzo y sale disparada par el trabajo.
De repente veo a Marta, no me gusta nada la cara que tiene, estoy segurísima que le ha pasado algo, no sé, son estas cosas que notan los amigos.
- Hola Marta ¿Qué te pasa pequeña?
-Ah... Hola Niki, buenos días… Nada importante, nos hemos vuelto a pelear, lo mismo de siempre, él y sus estúpidos celos…
- ¿Otra vez los celos? ¿Pero ahora que has hecho mujer?
- Yo nada… En mi habitación ya sabes que tengo un tablón lleno de fotos…
- Mmm sí.
- Y en ellas sale Iván. – Iván es el ex de Marta. – Siempre me dice que quite la foto, pero yo no quiero, porque quieras o no, es un recuerdo más de mi vida. Y no es plan de apartar el pasado de mi vida, total ya está hecho, Y nada, ayer vio que aún la tengo colgada y se enfado y en fin, ya sabes tú como se pone…
Que suerte tiene Oscar, si Marta no estuviera tan enamorada de él ya le hubiera mandado a la mierda con todas sus tonterías de celos y esas historias. O al menos yo ya lo hubiera hecho. A veces no la entiendo… no logro entender cómo puede querer tanto a una persona hasta el punto de perder la cabeza por ella. Y tampoco entiendo como él le puede hacer esto a Marta. Ahora ella, pequeña, indefensa, triste, esta delante mío, rodeada de tantas personas que ignoran su historia, que no saben porque esta con la mirada perdida, los ojos llorosos y la cara roja. Pobre Marta, ella se merece lo mejor.
- No te preocupes, seguro que se le pasara. A más, tú no tienes la culpa de nada, tú has hecho lo que haría cualquiera. No te tortures, estoy segura de que él lo estará pasando igual que tu. Hablarlo. Ya verás como pronto se solucionara. Te lo garantizo.
Le doy un fuerte abrazo, esos abrazos cálidos, que solo saben dar las amigas, esos abrazos sinceros, de apoyo. Esos abrazos que no se pueden explicar con simples palabras.

Subimos para clase, nos toca historia, un aburrimiento y más a las 8 de la mañana. Nos sentamos juntas, como de costumbre. Miro por la ventana y pienso…
Pienso en la vida que podríamos haber llevado si las cosas hubieran sido distintas, una vida en la que aquella noche no hubiera sido un acontecimiento aislado, separado de la realidad, sino parte de nuestro día a día. Pero las cosas no han cambiado, y no puedo dejar de pensar en que he sido yo la que provocó que me quisieras. Así que lo que te dije entonces era mentira. Dije que quería pasar una noche contigo, pero lo que en realidad quería era pasarlas todas a tu lado. Aunque ya es demasiado tarde para rectificar. A lo hecho, pecho.
06 de diciembre de 2011

1 Comentarios

Más de Semevaalapinzaa