TusTextos.com

Ojos Carmesi - Caminos Separados -

Ahora realmente no entendía que pasaba, como que rei era de esa aldea, se ve que ella es menor que yo y mi nacimiento se dio años después de que papa y occelot volvieran de la guerra, me levanto un poco de la cama para acercarme a la ventana, desde mi habitación podía verse, aunque de forma muy leve la cabaña donde esta yuei
- Ella no puede ser de esa aldea, es claro que ella es menor que yo  le digo mientras me giro para verlo y observar cómo reacciona ante mis palabras
- Si ella nació en este lugar, pero como jamás se hizo un ritual para separarla como ya te dije su sangre de alguna forma sigue conectada a ese lugar
Veo como se levanta y se acerca a mí, mientras posa su mano en mi hombro, su rostro deja ver una gran tristeza y preocupación, esta situación parece estar matándolo y el peso de no poder actuar a quitado el brillo en sus ojos
- Te llame, porque tu como hijo de jill podrás buscar esa aldea y ayudar a mi hija
jill, hace años no escuchaba el nombre de mama, fue hace tanto que ella dejo este mundo y su sonrisa dejo de iluminar mi vida, pensar en su nombre me hace recordar que ya no esta
- Ambas eran de la misma aldea, pero de alguna forma ella logro desprenderse de la aldea y por ello tú no tienes conexión alguna con sus ojos  quita su mano de mi hombro y se aleja un poco mientras camina por el cuarto
- Eres de la fuerza no un militar, pero tienes contactos, si alguien los puede encontrar eres tú, además  se queda en silencio unos momentos mientras con su mirada espera encontrar en la mía algo de fuerza  sé que si llega ser necesario harás lo necesario para que rei no sufra mas
Porque me pediría algo así, hace solo unos días que estoy aquí y aunque quiero que rei esté bien y deseo protegerla, porque me embarcaría en una misión que no sé qué se pueda cumplir y que tomara quien sabe cuánto tiempo, ahora mis pensamientos están en conflicto, no sé qué decir
- No digas nada, sé que no tienes por qué hacer lo que te pido, solo piensa que de esta forma podrás saber de tu madre también, además  se acerca a la puerta y la abre para empezar a salir de mi habitación  quizá seas mi última alternativa
Escucharlo decir eso, no es para nada alentador, pero simplemente por curiosidad no puedo simplemente decirle que lo hare, y ahora no siento ganas de volver a la cama, abriendo la puerta mientras salgo de mi habitación y camino un poco por los pasillos, la última habitación está abierta y acercándome a ella puedo verla acostada en la cama, su figura algo delgada y su cabello ahora suelto me deja admirar lo largo que es, mientras está apoyado en la cama, sus ropas azules y sus pies descalzos con algo de suciedad en ellos me dejan notar que quizá ha estado afuera sin zapatos, quizá no debería pero necesito esto ahora
- Rei  digo en voz baja como si mi deseo no fuera despertarla
No escucho respuesta alguna de ella, pensar por todo lo que ha pasado y aun así salió en la noche a buscar a un completo desconocido, alguien al que le han pedido ayudarla y que ahora no desea hacerlo, que justo en este momento haría sus maletas y se iría de este lugar para tratar de olvidar, y aun así duda en hacerlo
- Rei  digo de nuevo como si algo en mi quisiera que no contestara, pensar que es el destino pidiendo que me vaya, pero aun así sigo aquí de pie justo en la entrada de su habitación
Que me pasa, porque no puedo simplemente irme, que me une a este lugar, nada miro mis manos y recuerdo lo que paso cuando Salí simplemente corriendo y esas mujeres me encontraron, hay quedaron en el camino quizá heridas o muertas y no me importan, pero ella, su ayuda como arriesgo su vida por la mía y como su voz dice mi nombre, que estoy pensando simplemente debo irme la historia de ella es solo una más, una vida como cualquier otra
- Sid  escucho decir suavemente, mi cuerpo todo en él se ha visto sacudido por un cosquilleo extraño
- Por favor tengo frio  miro en la habitación y veo una manta me acerco a ella y la coloco ensobre su cuerpo, pero no dice nada
- Descansa rei, luego hablaremos  le digo mientras termino de cobijarla pasando mi mano por su mejilla, su piel es tan suave y su aroma tan tranquilizador, que me veo tentador de acercarme y posar mis labios en su piel

Aun no muevo mi mano de su mejilla y aunque mis dedos aún no se mueven de ella, no escucho o siento que ella haga algo por quitarla, mi corazón tiembla y aunque sea mi imaginación siento que el de ella también, paso saliva y mis labios están secos, estoy nervioso y cerca del umbral sea lo que haga ahora no abra reversa si me voy no podré volver a este lugar y si sucumbo a mis deseos y beso su mejilla no sé qué pasara en su corazón o en el mío
- Sid -  escuchar mi nombre de sus labios es una sensación que no sé cómo explicar
cuando estaba en ese bosque con mis heridas, oírla como me hablaba o decía mi nombre era un tónico, una forma de en la que mi cuerpo se calmaba, cierro mis ojos y acercándome a ella retirando mi mano de su mejilla poso mis labios en aquel lugar cálido y suave, solo fue un momento un breve instante, pero sentí su aroma y su calor tocando mis labios, dejando en ellos esa sensación de paz y tranquilidad
- Descansa  le digo mientras retiro mis labios de su mejilla y me retiro de su habitación ahora con más dudas de las que tenía hace un momento
Camino de regreso a mi habitación quizá si descanso y duermo un poco podre despejar un poco mi mente, al llegar a mi habitación veo sentado a occelot en mi cama el cual se me queda mirando
- Que paso entre ustedes esa noche que te fuiste  me dice mientras se me observa
- Me cuido y me protegió  me acerco y me siento en la cama  pero aun así no usaras eso para que me vaya en una misión que no sé por dónde empezar
La verdad es que después de mi padre falleciera nunca me perdone el hecho de haber escogido la fuerza en vez del ejercito como papa, el deseaba que siguiera sus pasos y no hacerlo fue una terrible decepción para el
- Mira occelot, tú quieres algo que yo no puedo darte, pero tú eres un egoísta no dejas que rei se vaya porque temes quedarte solo con el cuerpo de yuei en esa cabaña
Le veo como baja la mirada como si de esta forma me diera la razón sin decirlo, sin tratar de admitir con palabras una verdad que está en su cabeza
- No me embarcare en una misión que quizá me lleve a un lugar donde tendré que tomar vidas, he oído los rumores de cómo se comportan esas aldeas con los extranjeros
- Tú no eres un extranjero eres hijo de una sus miembros  dice occelot sin levantar la mirada, quizá tratando de convencerse de que tomo la decisión correcta
- Mira  acerco mi mano a su hombro- te ofrezco otra salida, puedo llevarla a la capital allí hay personas que podrán ayudarla
Al oír mis palabras veo como se levanta de la cama quitando mi mano de su hombro, mientras su mirada regresa a mí, desafiante como cuando lo encare por la fotografía de rei con yuei
- No te la llevaras, fue un error pedirte que vinieras, cuando mejores te iras  le escucho decir mientras sale de la habitación
Sé que no ha sido lo que él quería escuchar, pero no puedo simplemente hacer lo que me pide, y recorrer un camino donde puedo encontrar muerte y remover el pasado de mis padres, se los prometí, continuar sin ver atrás, forjarme un nuevo camino
- Sid  escucho decir mientras salgo de mis pensamientos mirando en la puerta a rei que está justo en frente de mí con la manta que le había dado cubriendo su cuerpo
- Por favor sigue  le digo levantándome de la cama invitándola a que se siente en ella
Se ve algo cansada como si hubiera dormido poco y en sus ojos contemplo una profunda tristeza
- Que pasa rei, te veo cansada
- Tú y papa hablan muy fuerte  dice sin mirarme
Como pude ser tan inconsciente de no hablar bajo, ahora ella sabe que me iré y de lo que le pedí a su padre
- Yo debo quedarme con papa, el me necesita
- Lo se rei, pero si te quedas lo que sea que está pasando entre yuei y tú, te terminara consumiendo  me acerco a ella arrodillándome para quedar más cerca de su rostro y contemplar sus ojos
- Tú fuiste al bosque a buscarme me ayudaste ahora deseo hacer lo mismo, y no podré hacerlo como tu padre me pide, debe haber otra forma
Su mirada es fija a la mía no la rehúye, pero aun así en el fondo del brillo de sus ojos veo esa tristeza, una que me abate y está fuera de mi comprensión
- Rei, podemos salvarte y sacar a tu padre de esa tristeza
- Porque haces esto sid, fui al bosque, pero ya estás bien no me debes nada  se queda en silencio un momento  solo hice lo que creí correcto
- Y ahora yo hago mi mismo y lo correcto no es estar en este lugar cerca de ella
Le digo mientras siento su aliento y aroma tan cerca de mí, el movimiento agitado de sus labios y de su respiración esa terrible sensación de que desea decirme algo, pero no le es posible
- Sid  su voz esa sensación ese deseo, esos ojos y ante mi tan bello aroma
Mi rostro se acerca al suyo, deseo sucumbir y sentir sus labios cerrar mis ojos por un momento y dejarme llevar por ese mundo de sensaciones y emociones, pero le veo como con sus ojos cerrados cae sobre la cama
- Occelot  grito mientras me levanto y la tomo en brazos para acomodarla mejor pues la debilidad le ha ganado y ahora su respiración es más agitada
Salgo de la habitación mientras le sigo llamando pero no escucho o veo movimiento de él, acaso salió, me acerco a la ventana y abriendo un poco la misma, le empiezo a llamar, pero no veo reacción a mi llamado, que hago ahora, acerco mi mano a su frente y está caliente es probable que le esté subiendo fiebre, le quito la manta y la dejo descubierta solo con su vestido mientras busco un poco del agua que tenía al lado de mi cama, miro un poco de la ropa que tenía cerca y tomando una de las camisas que allí estaban con un poco de agua la coloco en su frente, quizá ahora con la humedad de la camisa pueda bajar un poco la fiebre que le está subiendo, acerco mi oído a su pecho y escucho como late su corazón, no está acelerado así que puede que esto sea una buena señal pero aun así sigue con la respiración agitada
- Rei estoy aquí y no me iré  pongo mi mano junto a la suya
- Tú me importas, yo te protegeré y estarás bien
Al decir esto puedo sentir como su mano se cierra apretando un poco la mía, mi corazón se acelera, ahora no quiero pensar solo quiero que ella este bien


Siguratt23 de marzo de 2018
Archivado en:
amor drama suspenso

Más de Siguratt