TusTextos.com

Máscara

Espero algún día poder ser perdonado, se que lo que hice esta mal....

Desde hace algunos días sentía que me volvería loco. Estaba a punto de cumplir 3 años en la empresa donde trabajaba. Era una buena empresa, no estaba entre las mejores a nivel mundial, pero al menos yo me sentía a gusto ahí. Mi trabajo era proveer soporte a un banco americano, si las cosas salían mal debíamos averiguar que estaba mal y arreglarlo lo más pronto posible. No voy a decir que era el mejor de los mejores, pero si sabía que debía hacer en caso de que los peores escenarios se presentaran. No era una persona que buscara sobresalir, para nada, sobresalir solo me traería mas actividades y mayor cantidad de trabajo, así que solo cumplía con mi horario y mis labores día con día. Una de esas tantas actividades era estar al pendiente del teléfono y responder a tiempo, dependiendo del problema, lo resolvía yo solo o se lo asignaba al equipo que debía darle solución.

Cierto día llegue a mi hora habitual a la oficina, me senté, desbloquee mi computadora y me disponía a revisar las cosas pendientes cuando escuche sonar un teléfono a unas cuantas filas detrás de mi, el cual nadie atendía. Es normal que podamos configurar nuestros teléfonos para que suenen distinto, como asignarle un timbre a cada tipo de persona o área. Pero el timbre que escuche ese día, era uno que en esos casi 3 años jamas había escuchado. Sonaba y sonaba y nadie atendía, me llamo la atención, me acerque a ver y como era de esperarse, no había llegado nadie de esa área aún. Además noté algo raro, en el lugar donde estaba el teléfono no había nadie, es decir parecía como si nunca hubiese habido nadie en ese lugar. Justo cuando llegué, el maldito timbre dejo de sonar, así que sin más ni más regrese a mi lugar. El día transcurrió con calma, las mismas cosas de siempre, los chistes con los amigos, etc.

Al día siguiente, no percibí ese timbre para nada, no fue sino hasta el tercer o cuarto día cuando lo volví a escuchar, creí que como la vez pasada dejaría de sonar al poco tiempo, pero no fue así. Seguía y seguía sonando una y otra vez, me acerque de nuevo al lugar de donde provenía, me quede ahi un momento y alguien de ese equipo llegó y me saludo. Le pregunté de quien era ese lugar, a lo que respondió que tenía tiempo sin usarse y que no sabia de que hablaba pues el no escuchaba nada, y de la nada se fue. Justo cuando dejaba su lugar el teléfono paró de sonar. No sabía que pensar, acaso estaba escuchando cosas? Quizás necesitaba descansar, en todo lo que llevo aquí nunca había tenido vacaciones.

Le comenté lo sucedido a mis compañeros de trabajo y a algunos superiores. Mis compañeros me tomaban por loco y mis superiores me ignoraban, casi como si no quisieran hablar de ello. Trataba de no pensar mas en eso, entonces hable con mi superiora y le comente que necesitaba tomarme unos días de vacaciones. Ella no sabía que nunca me había ausentado en 3 años, por lo que no se opuso en lo mas mínimo.

Pasaron unos días, ya tenia todo preparado para mi equipo estuviera listo durante mi descanso, estaba dejando las ultimas cosas listas cuando de la nada, el maldito teléfono empezó a sonar y esta vez era mas fuerte y, otra cosa rara, es que no lo hacía a la hora usual. Fui de nuevo a ese lugar donde no se encontraba nadie, pero todos alrededor estaban trabajando como si nada. Era como si solo yo pudiese escuchar el asqueroso timbre.



Grite desesperado, y de pronto todos voltearon a verme. Me miraban de una forma muy rara, como si me tomaran por un lunático.

< “Es que acaso no lo escuchan?” >

Volví a alzar la voz pero a nadie le importaba. Me desesperó tanto la situación que en un arranque descolgué el teléfono y lo acerque a mi oído.

< “Oh vaya, así que finalmente decidiste tomar el teléfono” >

Decía la voz del otro lado.

< “Muchas gracias por tomar nuestra llamada, estoy seguro de que la encontrarás interesante” >

Mientras contestaba, todos regresaron a sus actividades como si nada, algunos incluso parecían irse.

< “Quien eres? Que es lo que quieres?” >

Le conteste de una forma muy desesperada, había tenido ese timbre en mi cabeza durante días y me estaba volviendo loco, solo deseaba que terminará de una vez.

< “Calmado, calmado amigo mío. Permíteme explicarte el por que te estamos llamando, después te haré una oferta que, si llegas a estar interesado, eres bienvenido de tomar” >

Desde un inicio la voz de esta persona sonaba como burlona, sonaba como el conductor de algún programa de concursos, pero a la vez, como si se estuviera mofando de mi.

< “Te hemos estado observando, y nos damos cuenta de que no eres feliz haciendo lo que haces. Consideras tu vida monótona y aburrida. También sabemos que has pasado por algunas cuantas dificultades en el trabajo: Envidias, mentiras, falsedad y un largo etcétera. Así que te tenemos una forma de terminar con todo esto” >

Decía la voz del otro lado de la bocina, mientras un sudor frío y una sensación de ansiedad recorrían todo mi cuerpo. Quienes son ellos? Como me conocen? Trate de mantener la calma y por un momento solo me limite a escuchar.

< “Sabemos lo mucho que odias tu lugar de trabajo y toda esa gente a tu alrededor. Y la verdad es que nosotros también, no queremos mas gente así. PARA QUE?? Ya tenemos suficientes, fue así que a mis asociados y a mi se nos ocurrió un plan: Por que no buscar a personas que como tu y yo estuvieran cansadas de ese tipo de gente? Gente que te pisaría para llegar mas lejos, que hablan mal de ti a tus espaldas, y, darnos la oportunidad de erradicarlas.” >

Me quedé anonadado, de que diablos está hablando, como pretendían darme la oportunidad de vengarme. Para empezar en serio era demasiado como para vengarme?

< “No se de que hablas, yo... Yo no lo niego, si he pasado por malos momentos aquí, pero no creo llegar a odiar a nadie como para hacerles algo. Incluso tengo algunos muy buenos amigos aq..” >

No termine de decir la ultima palabra, cuando fui interrumpido por la persona del otro lado.

< “HAHAHAHAHAHAHA, en serio los consideras amigos? Esas basuras?? Tu amigo al que le comentaste que te gustaba una chava, fue a decirle a ella que la estabas acosando, lo habías notado verdad? Como te volteaba la mirada cuando se cruzaban. O el otro animal al que siempre le dabas la mano con el trabajo pero nunca te ayudaba con algo. O esa otra tipa que te fue a delatar cuando hablaste mal de un jefe. Esos son tus amigos?” >

No sabía como el estaba enterado, pero todo eso era cierto, todo pasó.

< “Todos ellos usan máscaras, llegan aquí y dicen ser tus amigos, pero a final de cuentas no les interesas en lo mas mínimo, solo quieren verte caer” >

Me estaba alterando aún más, lo pensé por un segundo quizá yo los consideraba amigos, pero ellos no a mi. Entonces respire profundamente, y vi a mi alrededor, esperaba ver a todos interesados en lo que estaba pasando justo a lado de ellos, pero no fue así. Seguían en sus cosas, y lo que me sacaba aún más de quicio, fue que comenzaba a verlos portando máscaras blancas algunas inexpresivas, otras con caras sonrientes y otras enojadas. De pronto la voz me interrumpió de nuevo.

< “Por que no vas a tu lugar y miras a tus supuestos amigos, solo deja el teléfono descolgado en el escritorio, te estaremos esperando” >

Lo dudé por un momento, pero lo dejé y fui a mi escritorio. Mientras caminaba podía ver como todos volteaban a verme con sus máscaras blancas: enojadas, inexpresivas, tristes, sonrientes. Algunos de ellos me saludaban como si nada.

< “Que tengas buen viaje, disfruta tus vacaciones!” >

Me decía una chava que usaba una máscara de enojo. Al fin llegue a mi lugar, y pude ver a mis compañeros, mis supuestos amigos. Todos tenían puestas máscaras, sobre todo de risas. Me vieron y me saludaron, decían cosas como: Que te vaya bien. Nos traes algo.

Lo que los hacia mas tétricos que a las demás personas, era que sus ojos tenían un rojo resplandeciente. Fue ahi cuando lo recordé todo: como se habían burlado de mi varias veces, como hablaban de mi a mis espaldas, como me ignoraban cuando hacían planes, como me ponían en evidencia con los jefes, o como un tipo al que llamaba amigo me pisoteo para obtener el puesto que me ofrecieron a mi. Eran más cosas de las que me acordaba, quizás por alguna razón las olvidé, las deje en lo profundo de mi mente y ahora salían a la luz. Caminé de regreso a donde dejé el teléfono descolgado, me quedé viéndolo de frente y entonces paso... Sentí como si de repente un switch se hubiese prendido, como si un rayo pasara por mi cuerpo y me tensara. Nadie me ponía atención, todos seguían en lo suyo. Entonces puse en mi nariz mi dedo pulgar e indice y la apreté fuertemente como cuando me frustraba y de repente, comencé a reír! Mi risa se iba incrementando hasta llegar a carcajadas, me quite los lentes, puse ambas manos juntas sobre mi nariz y tape mi boca y continue riendo, cada vez más y más tétrico. Al terminar, mire a mi alrededor, ahora todos me prestaban atención. Sus máscaras ahora tenían la misma expresión: RISA. No se reían a carcajadas como yo, solo había cambiado el semblante por un momento y entonces, regresaron a sus actividades.
Finalmente me puse de nuevo mis lentes, y tome de nuevo la bocina.

< “HAHAHA vemos que finalmente has despertado. Bien!” > Dijo la persona.

< “Si quieres terminar con todos ellos, toma una llave que dejamos abajo de este teléfono, la cual abrirá el gabinete de este escritorio. Dentro encontraras una mochila, ahí estará una bomba. Solo tienes que abrir la bolsa principal y veras dentro un artefacto con un botón rojo sobresaliente, presiónalo y tendrás 30 minutos para salir. No te preocupes por el viaje, ya hemos puesto a tu disposición un auto y un chofer afuera de tu trabajo, así como también un maletín con 1 millón de dólares. Solo digamos que, es una manera de agradecer tu ayuda. Estamos seguros de que podrás vivir sin preocupaciones el resto de tu vida. Eso es todo por ahora, quizás nos veamos pronto, por que uno nunca sabe” >

Me tomó unos momentos pero finalmente me decidí a hacerlo. Sentía una gran emoción, mi semblante había cambiado, sentí como tenía una sonrisa de oreja a oreja. No se explicarlo pero se sentía bien. Levanté el aparato buscando la llave, la tomé y abrí el gabinete y... ahí estaba tal como me había dicho. Sin pensarlo, la tomé, abrí la bolsa principal y ahi estaba la bomba. No se mucho acerca de esos dispositivos, pero eran unos 3 cilindros conectados entre ellos junto con lo que parecía ser un paquete enrollado en cinta y enfrente de todo se veía un cronometro apagado con él botón que sobresalía. Presione el botón, guarde de nuevo la mochila y me fui a mi lugar a tomar mis cosas y salir de ahi. Camino a la salida, aun veía a todos como si usaran las máscaras, todos seguían en lo suyo. De pronto se acercó esa chava, a la que le dijeron que la estaba acosando, curiosamente ella no portaba ninguna.

< “Oye, disculpa, veo que te vas. No te quitare mucho tiempo, así que, quiero disculparme por mi actitud hacia ti. Ya me explicaron que no es cierto y lamento haberte ignorado” >

Aun podía sentir esa sonrisa de oreja a oreja en mi cara y ese sentimiento de sobre exaltación. Me acerqué más a ella, y como era de menor estatura a la mía incline mi torso y puse mi cara frente a la suya.

< “No te preocupes, ya nada importa, ya nada más importa” >

Mientras con mis dos manos la tomaba de la cara y con mis pulgares acariciaba el área cerca de sus orejas. Pude notar como un fuerte miedo se apoderaba de ella y comenzaba a tartamudear. Al notar su temor, con mi mano izquierda la agarre y la aparte de mi camino, y sin mas la deje y me dirigí a la entrada de la empresa.

Como se me había dicho en la llamada, en la entrada estaba un auto esperándome, uno muy lujoso sobra decir, y un hombre de traje y sombrero. Este hombre no parecía de mas de 50 o 60 años y en sus manos sostenía un maletín. Cuando me acerque a él, lo tomó con una mano mientras con la otra procedía a abrirlo y finalmente me mostró el contenido: era el dinero que me prometieron. Solo cerré el maletín, lo tomé y entre en el auto.

El chofer comenzó a manejar, de camino me ofreció una copa de vino, la acepté y nos fuimos del lugar. Me dijo que todos estaban esperándome ya y que estaríamos ahi pronto. Recuerdo que recibió una llamada y dijo algo como de que estaba hecho y que el Proyecto Oficinista había salido a la perfección. Tome un poco del vino de la copa y perdí el conocimiento.

Desperté en una habitación oscura con otras personas a mi alrededor sentadas en sillones de apariencia costosa, todos ellos tenían un maletín como el que se me había dado, mire alrededor de mí y tenia el mío a mis pies. Frente a nosotros tenían puestas varias televisiones, todas ellas con las noticias locales de diferentes ciudades, los noticieros reportaban explosiones y como habían perdido la vida cientos de personas. Creo que lo entendía ahora, esas otras personas habían pasado por lo mismo que yo y habían tomado la misma decisión.

Tome el maletín en mis piernas, lo vi y después vi hacia los televisores. Al fin lo comprendía todo había tomado la vida de muchas personas, pero ya no podía volver atrás, estaba hecho. No tenía sentido llorar, no solucionaría nada. Soló guardé todo mi arrepentimiento y esperé junto con los demás para ver que pasaría con todos nosotros.



Historia e Idea original: Simon Mtz S.
Ayuda de edición: Betzabeth Ramírez
Simon23 de enero de 2016

Lo recomiendan

2 Comentarios

  • Jasmin23

    Me gustó bastante, sin embargo, creo que le falto un buen final un pacto demoníaco, demoledor por el fin de los siglos,y estuviera perfecto. Sigue escribiendo eres muy bueno Chao Jas

    24/01/16 02:01

  • Simon

    Hola Muchas gracias. Me gusta dejar mis textos de momento así, quizás mas adelante los continue, pero desde otras perspectivas u otros personajes. SLDS

    24/01/16 04:01

Más de Simon

  • Sacrificio

    622 lecturas | 0 comentarios
  • Máscara

    629 lecturas | 2 comentarios
    1 lo recomienda