TusTextos.com

Aluvión

¿Recuerdas cuando la vida se caía boca abajo y el enjambre de abejas era la aceituna de aquel martini en las rocas lleno de la sulfurante arrogancia con la que actúas? ¿lo recuerdas? era como a veces solías ser por las mañanas, como a veces solías despertarte cualquier tarde de otoño, como aquella vez que tanto te odie...
Soñar, soñar que corres y de la mano sostienes la esperanza, despertar, abrir tu mano y ver en tu celular que son las 4 de la mañana con 28 minutos y que los sueños eso son, sueños, y que el tiempo eso es, tiempo, y que sigue avanzando mientras tu intentas conciliar aquello que no cuadra en la realidad, ni en esta ni en la otra...
¿Recuerdas aquella mujer creada de de la dualidad y el dinamismo utópico de las tintas y palabras, la que solía robarte el aire? ¿la recuerdas? como cuando bañado de incógnitas tenías que, mermado de conocimiento, regresar al aluvión de inadecuadas suposiciones antes de volver a despertar...
Yo te espero, porque se que curiosamente siempre regresas, algunas ocasiones has tardado mas que otras, pero conozco tu origen, tu naturaleza, y se que siempre regresas, también se que nunca me he equivocado, también sé que nunca te darás por vencido, por eso también sé que jugaremos eternamente, hasta que nadie se rinda, hasta que la risa, el odio, el fulgor, la frustración, el ansia, la venganza, el poder, la gloria, la esperanza acabe con ambos, ahora vete, que yo seguiré aquí, esperando tu siguiente regreso, para volver a negociar los términos de nuestro acuerdo...
¿Recuerdas aquella vez que no pudiste darte el lujo de romper una promesa a pesar de las mil promesas rotas en tu cara? ¿lo recuerdas? como cuando tratas de replicar la simetría perfecta de lo natural, de lo matemáticamente siempre correcto, casi como hacerte sentir que tienes en tus manos la unánime decisión de lo que está fuera de tu alcance...
¿Pretendes que te crea con esa penosa manera de mentir? He diseñado laberintos de vocablos, cárceles de acertijos, calabozos de términos gramaticales, la vida me convirtió en un ingeniero de palabras y ¿tu ambicionas que me sorprendan tus mentiras hechas de legos? persigues lo imposible, anhelas mas allá de tu alcance...
La omisión es lo que te hace abrir las puertas día con día, ve, descubre lo que ya sabes, concéntrate en lo que no importa, gasta tu energía en paradigmas clásicos que resolviste cuando pequeño, esas estructuras y arquetipos simplones en los que decides malograr y corromper el tiempo, que no se detiene a deleitarse con la agonía de una esperanza que se desintegra de a poco, ve, que yo aquí te esperare, y fumando un puro en el zaguán de las causas resueltas, te veré llegar de vuelta, abatido como cada que regresas, tu furia y frustración hacen que resulte hasta insatisfactorio burlarme, la lluvia y tu coraje hacen que tus lagrimas sutilmente se difuminen con el ambiente, me levanto de la pequeña mecedora en la que pacientemente terminaba mi puro mientras aguardaba tu retornar, caes de rodillas, desalentado, agotado, desanimado, extenuado, decaído, fatigado, veo en tu rostro la mirada de alguien que lo ha perdido todo, a quien le han robado la esperanza, me miras y tus ojos me gritan lo que tus labios no pueden, estas perdido y no sabes que hacer, te extiendo mi mano y

- Me odias, se que es así, yo también te odio, dame tu mano, volveremos a salir juntos de esta, como siempre lo hemos hecho, siempre estaré aquí, esperándote, es momento de empezar...
Snakeiox08 de agosto de 2015

Más de Snakeiox