Irónica Revolución

¡Ay de mi! si me ofrecieran la posibilidad de ya no sentir dolor a cambio de regalarles mis secretos, ¡ay de mi!.





Llevo años vagando por esta calle, mirándolos caminar, observando sus bocas arrojando saliva en mi rostro después de cada insulto. No soporto esa mirada congelada que atraviesa mi rostro y restriega sobre mi el hecho que no tengo dinero.

Con orgullo inflamo mi pecho oxígenandome para apresurar mi retirada del lugar, intentando recordar la nula influencia de esa palabra en mi existir.

Continúa el tránsito de réplicas del mismo putrefacto cuerpo que me gritó hace un rato. Me llevó horas descubrir que eran varios y no sólo uno que se paseaba de un lado a otro.

Su ropa apesta a diablos, pero ya se les rajan los bolsillos de tanto oro que cargan. Van con bastante prisa a cambiarlo por alguna cosa inútil que les dé más brillo a sus zapatos. Cabezas de nostálgicos seres degollados llevan en sus pies y la sangre será el betún perfecto para pulirlos.

Apártense de mi camino, yo ya sé de dónde vienen y a dónde van, yo ya sé lo único que llevan en sus hocicos negros por su tan deshonesto hablar. Aléjate de mi con tu traje sofisticado que no te cubre del frío pero lo usas porque luce bien.

Yo estoy entre ustedes, paseando mis harapos que no huele más que a ''viejo'', ''cagándome'' de frío, sentado en esta calle lúgubre. Pero mi satisfacción, mi felicidad está en mi libertad, nadie me controla, soy viento fluyendo en estas calles húmedas. Jamás cumpliré horarios, jamás alguien me dará una orden.

Manteniendo tu distancia, cerdo adinerado, arrójame una moneda, de esas que te gustan tanto.

Etiquetas:

3 Comentarios

  • Indigo

    Mantienes una posición digna, eso deja ver tu texto. Que cambien ellos si lo desean y mucho que les conviene, en pocos años esas personas se les estrechará el mundo y nada valdrá el dinero que tengan.

    18/06/14 05:06

  • Indigo

    Gracias por tu respuesta: Silencio.

    22/06/14 08:06

  • Soledadgris

    :)

    27/06/14 04:06

Más de Soledadgris