La Represión de la Fisiología Humana 2

--Tengo que ir al baño --dijo Luz sentada en su talón.

--Pues ni modo, tienes que esperar hasta que lleguemos a mi casa --dijo su novio Joaquín.

--Ay, no...

La mujer bellísima, llena de amor propio, estaba muy mal. Sentía que sus entrañas iban a explotar. Anhelaba quitar su talón de su trasero virgen y relajar su esfínter anal pero no se atrevía. Pensaba que Joaquín era capaz de pegarle si ella ensuciaba el coche de él. Después de este día horrible que reveló la persona que Joaquín realmente era, no lo quería ver nunca más; cuando llegaba a casa iba a terminar con él por texto pero si defecaba en el coche no tendría fin la pesadilla que vendría.
Solo había una opción.

--Déjame salir del coche, por favor. Es una emergencia, no me puedo aguantar hasta llegar a casa.

--No, no me vas a dar vergüenza exponiéndote y ensuciando una vía pública.

--Lo voy a hacer en mis calzones. ¡Por favor! No puedo más, voy a ensuciar tu coche si no me dejas ir. No volveré a tu coche, tomaré el autobús a mi casa. ¡Te lo prometo!

--Has oído lo que te he dicho. Contrólate como mujer.

Luz empezó a llorar. Sabía que iba a tener que salvar su cuerpo dejando salir lo que tenía que salir y temía que Joaquín se pusiese violento. La alternativa era romperse el intestino; había desayunado mucha fibra y el dolor ya era insoportable. Se armó de valor y decidió ya no torturarse más. Quitó su talón de su ano y se soltó de entrañas.

En un instante sus calzones se llenaron de los desechos que corrían entre sus nalgas. La mujer había liberado una carga enorme y su cuerpo se sentía muchísimo mejor pero su mente estaba atormentada. ¿El asiento está sucio? ¿Cómo va a reaccionar Joaquín?

El varón aparcó el coche al lado del camino.

--Vete ahora mismo --él le dijo a la mujer. --Antes de que yo te haga daño. ¡Muévete!

--Sí, Joaquín. Perdóname por favor. Ya me voy.

Luz pensó que no debería haberse puesto minifalda por si ocurría esto pero hacía tanto calor. Cuando se puso de pie, sus heces cayeron de sus calzones que estaban llenos más allá de su capacidad. El olor de las pilas marrón en el asiento y en el piso era muy fuerte, a la carne y los huevos que Luz había comido. Joaquín gritó como fiera. Luz abrió la puerta, salió afuera y corrió lo más rápido que sus piernas atractivas y sucias la podían llevar.

Gracias a Dios ella llevaba dinero y ya venía un autobús. Se abordó y se sentó en un asiento totalmente libre (el asiento y ella). Le dieron ganas de defecar otra vez y empujó afuera el contenido de su intestino. Un poco más salió de sus calzones pero no le importó, aquí la gente era civilizada. Se sentía segura.

--¿Quién se ha tirado un pedo? --un chico le preguntó a sus amigos.

--Mira, esa chica ha ido al baño.

--Ay, pobre. Espero que nadie se siente ahí donde ella está sentada.

Luz oía lo que decían.

--¡Perdonadme, chicos! Siento mucho que estéis oliendo mi cena y mi desayuno digeridos.

--¡No pasa nada, amiga!

--Exacto --dijo otro chico. --Siento que no te hayas podido aguantar. Qué vergüenza has de estar pasando.

--No estoy avergonzada --respondió Luz. --Soy un organismo, tengo límites. Eso para mí no es vergonzoso, es simplemente la naturaleza.

24 / agosto / 2016

Etiquetas:

8 Comentarios

  • Kafkizoid1

    Disculpa, pero ¿cómo se relaciona ésto con el antipatriarcado? Lo pregunto porque si los roles de género en este "relato" se pueden invertir sin alterar el sentido de la "trama", no tiene mucho sentido aludir a una estructuración social del poder. Y ¿cómo se relaciona ésto con el anticapitalismo?

    24/08/16 04:08

  • Soymimensaje

    @Kafkizoid1 Obvio que no eres feminista; si lo fueses o si tuvieses una pequeña cantidad de sentido común, sabrías que la inmensa mayoría de las víctimas de la violencia doméstica son mujeres víctimas de agresiones por parte de varones. Y si eres anticapitalista de verdad, ¿por qué no entiendes que el enfado del varón se debe a que su coche y la limpieza de este cuestan dinero? O sea el capitalismo considera que no vale nada la salud, por ejemplo la de la mujer en mi relato (sin comillas), a menos que alguien tenga que acudir al médico o al hospital (y que en ese caso solo vale lo que cuesta el servicio médico), y que vale mucho que un objeto caro no esté manchado de fluidos corporales (imagínate lo que pasaría si el varón intentase vender su coche sin pagar una limpieza a fondo). En fin, no has entendido el sentido de la trama (otra vez sin comillas) porque a diferencia de mí, no entiendes lo que significan el antipatriarcado y el anticapitalismo.

    24/08/16 09:08

  • Soymimensaje

    En la línea 6 Luz dice "hasta llegar a tu casa". Los errores así pasan cuando se escribe rápido y arriba de marihuana. Por cierto, si puedes ser creativo sin consumir marihuana, recomiendo evitarla. Daña la salud tanto física (los pulmones si se fuma) como emocional (alterando el equilibrio de los neurotransmisores). Pero bueno, escribí este relato rapidísimo al llegar a casa en la noche después de haberme fumado un montón de maría con amigos, por eso hay unos cuantos errores. Sin embargo, se entiende claramente a menos que el lector no acepte lo que es la realidad.

    24/08/16 09:08

  • Soymimensaje

    Por cierto, esta página no me deja editar. Existe la opción pero no funciona.

    24/08/16 10:08

  • Albertocubeiro

    Muy bueno

    24/08/16 11:08

  • Soymimensaje

    @Albertocubeiro Me alegro de que lo hayas entendido.

    24/08/16 12:08

  • Kafkizoid1


    https://es.m.wikipedia.org/wiki/Falacia_del_alegato_especial

    24/08/16 12:08

  • Soymimensaje

    @Kafkizoid1 Me satisface la explicación que ya he dado de las etiquetas que le puse a esto; las he defendido sin recurrir a la falacia que has citado. Puedes seguir intentando argumentar pero de plano no me importa tu opinión. Si alguien más quiere molestarse en leer esta sección de comentarios, decidirá si le parece lógico mi argumento.

    24/08/16 02:08

Mas de Soymimensaje