TusTextos.com

Después Del Error de tu Vida.

Lo admito, soy culpable por pensar que éramos el uno para el otro, que eras sólo para mí y que nuestra historia sería sempiterna. Juntos hasta que la muerte nos separe.
Soy culpable por haber dado todo de mí, contarte mis sueños, haberte regalado suspiros y haber puesto toda mi fe en ti. El delito está en que eso no fue lo suficiente para hacerte feliz y por ello decidiste dejarme sóla, rota y con muchas promesas sin cumplir.
Después de eso, me prometí a mí misma que jamás volvería a sufrir por amor, que protegería a mi corazón y que evitaría enamorarme de nuevo para evitar el dolor.
El tiempo iba pasando, las heridas se iban curando y poco a poco, iba saliendo del bucle en el que estaba metida. Aún así, quería seguir manteniendo mi promesa y no dejando entrar a nadie en mi vida.
Hasta que aquel día sin esperarlo, apareciste tú con una sonrisa preciosa, una mirada penetrante y un mundo que despertó la curiosidad en mí.
Lentamente te fuiste clavando en lo más profundo de mi ser y pasé de recordar lo sufrido, a tenerte en mi mente con esa típica sonrisilla tonta y a querer pasar más tiempo junto a ti.
Una parte de mí quería dejarte escapar ¿para qué volverlo a intentar si podía salir lastimada? El problema estaba en dejar ir a alguien que fácilmente me hacía sonreír y que con sus locuras, era capaz de alegrarme el día entero.
Yo seguía con mis dudas hasta que sucedió algo que no me esperaba y que haría romper todos mis esquemas... Me cogiste del brazo, pegaste mi cuerpo al tuyo y me besaste. Ahí entendí que mi lugar perfecto estaba junto a ti.
Hiciste que me diera cuenta de que no todos los hombres son iguales, que hay quién a pesar de saber que estás rota por dentro, asume el riesgo de intentar arreglarte, de intentar hacerte olvidar las heridas del pasado y de dar luz a alguien que no era capaz de iluminarse a sí misma.
Entendí entonces que los errores solo son lecciones y que después de cada error, viene siempre algo que supera lo anterior.
Agradezco haber sufrido pues no te hubiese conocido, ni hubiese conocido la sensación preciosa que es estar con alguien que te quiere de verdad.
El amor de tu vida siempre llega después del error de tu vida.
05 de junio de 2018

Más de Srtaromo