TusTextos.com

Sin Título.

La condena inquietante de no perder su mirada con la condena inquietante de no sufrir dolor.
El viento golpea fuertemente mi cara, me roza la brisa fría que me corta la piel como si fueran cuchillas, rasgando los mofletes de aquella niña sonrojada cándida, llena de sueños.
Rosa pálida que destaca entre todas esas rojas y no por qué esté por encima de ellas, sino porque chiquitita se levanta con sus rodillas quebradas llenas de sangre y logra ponerse en pie, sobre esas patitas de pajarillo muerto de frío y se tambalea hacia delante nunca hacia atrás aunque a veces se le tambalea el mundo y se le hace tan cuesta arriba que parece que camina por las paredes,
y trepa y se enreda
se anuda en ella misma.
se deshace se rompe y se quema.
Al ritmo de la destructiva canción que es tu voz esa canción que tarareas en la cabeza innumerables veces y ni siquiera sabes cómo se llama pero la buscas porque necesita saber que está ahí. Porque necesitas saber que alguien ya escribió tu canción que no es fruto de tus sueños y qué existe, que algún día la escuchaste por primera vez la sentiste y ahora no puedes olvidarte de tan pegadiza qué es la melodía de su risa.
A la que no le encuentras título por mucho que lo busques.
Aún que lo busques a besos.
Por toda su piel.
SrtaswallowPublicado el 31 de enero de 2019
Archivado en sentimientos amor pensamientos besos

Lo recomiendan

1 Comentarios

  • Polaris

    Encrucijadas, destino, vida, incertidumbre, no existen señales, la vida se vive, no se mira.
    Me encanta como escribes.

    Pol.

    03/02/19 09:02

Más de Srtaswallow