TusTextos.com

Conversaciones En la Soledad.

-Sonia, ¿te importaría quedarte al final de la clase?

-Claro. Isabel dile a mi madre cuando bajes que tardaré un rato.

-Vale, hasta mañana.

-Hasta mañana. ¿Que querías Ángel?

-Hoy te he notado bastante decaída, espero que valla todo bien.

-Sí bueno, esque estuve hasta tarde estudiando y...

-Sonia, te he visto cansada y ni se parece. No quiero meterme en tu vida personal pero te he visto extremadamente triste y no creo que sea bueno guardarse las penas para sí misma.

-Ángel, creéme, tengo con quien desahogarme. Y lo hago, siempre que me ocurre algo, por mínimo que sea, solo tengo que contárselo todo a esa persona que es como mi diario. Lo bueno y lo malo, él es el primero en saberlo todo pero, cuando ni siquiera tú sabes qué te ocurre, es difícil.

-Nadie está afligido sin razón Sonia.

-Lo sé, y no es que no haya razón, es que hay muchas y a la vez no hay ninguna. Mira, no quiero estorbarte, soy demasiado melodramática como para hacerte perder el tiempo, al fin y al cabo solo soy una niñata insoportable que busca que alguien se preocupe por ella para luego responder "estoy cansada" y fingir una sonrisa que todos aceptan pero nadie se cree; y que encima, por ser algo inteligente, cree que va a cambiar el mundo. Y, ¿sabes?, duele mucho pensar eso y después darte cuenta de que no puedes cambiarte ni a ti misma. Lloras, lloras de rabia por esos problemas de soberbia de los que no puedes librarte. Y, ¿para qué?, para luego darte cuenta de que necesitas un hombre y no a un chaval que te puso los cuernos antes de llevar ni siquiera un mes juntos. Tú pensabas que la primera vez que te hicieran eso pasarías toda la noche escuchando canciones tristes, llenando la almohada de lágrimas y del rimel que no tuviste ganas de desmaquillar porque ya todo de daba igual; y no, duermes del tirón y empiezas el día recordándole a esa persona que la quieres porque tienes miedo de saber que dejaste a tu ex por él y decides que merece otra oportunidad. Después descubres que tus ilusiones de llegar lejos en la vida se ven destruidas al observar a niños a los que doblas en edad que te doblan a ti en curso de conservatorio y que en ninguno de los concursos literarios a los que te presentaste has quedado, aunque sea, finalista; sin darte cuenta de que solo tienes dieciséis años y deberías estar pensándo en el alcohol que te llevará a perder la virginidad la próxima nochevieja. Y te da rabia de ser tan diferente, de no saber disfrutar como el resto y de ser tan perfeccionista; y sigues queriendo a un hombre como aquel monitor del campamento de verano con el que hubo tan buena química pero que todo se quedó en besos en la frente. Y, entonces, te das cuenta de que todo esto es una fantasía, de que estás en tu habitación imaginándo toda esta conversación solo porque te sientes sola, como todas esas horas muertas en las que no haces nada, solo soñar con historias que te gustaría que te ocurriesen. Y, cuando por casualidad una de esas historias ocurren, le tienes miedo porque sabes que son demasiado bonitas para ser reales y antes o después llegará el fallo. 21-12-15
SuperandoloimposiblePublicado el 22 de diciembre de 2015
Archivado en dialogo quejas

Más de Superandoloimposible