Poema Simbolista »

Estas explorando todos los textos sobre Poema Simbolista.
Tenemos un total de 4 textos publicados bajo este tag.

Textos de Poema Simbolista »

  • Palabras

    Dame palabras, como si derramaras sobre mí el ansia de un saber secreto, la lujuria del sentir, la esencia del sentido. Sonoridades abiertas a la excelencia de la tarde y éfímeros cantos. El sol se alza sobre su pedestal romano y se proclama dios. Tú, tan sólo formas parte de la zozobra del canto. Nada se ausentará de tan intenso instante; nadie abominará de su razón humana, y el caminante se detendrá en la bodas del eterno ciclo. Elvaré mi canto a las estrellas mientras sacio ...

    por neogrekosay2012 | 529 lecturas | 8 comentarios
  • Poemario de Invierno

    ¡No: negación de palabra¡ ¿Quién rompe el ritmo acelerando el paso? Una sumisión de ejércitos cautivos de la rima se derrumbar célibes. ¡Naranjas de la China! En una esquina un ciego canta requiebros de amor desesperado. Pasado que se pesa sobre una mesa, esclavo de habladurias y gentilezas, pobreza de decires.... Los Fakires del verso juegan con las espadas. Un poema roto, desgajado, casi a punto de morir. No. Decir...no impide. Luego sigue. Luego intenta. Luego revienta el No y...

    por grekosay | 384 lecturas | 6 comentarios
  • Aquellas Flores Del Mal

    Arden las palabras y desaparecen. Pavesas de caligrafía sobre la atmosfera de la noche. El calor del otoño las aviva y el sueño de la razón produce mónstruos. Aquí, del lado de la cama, libros que se amontonan, cánticos encerrados ente pasta de papel. La luz se ausenta. El sentido del estar es permanente y el balanceo de la lámpara señala el insomnio del vecino de arriba. Porque se conjuguran los miedos para escapar de tu razón. ¿Lo sabías? Re pite la conciencia aquí clavada y la b...

    por grekosay | 524 lecturas | 7 comentarios
  • Dedicado a mi Lado Oscuro

    "Me das la mano y tu calor me habla de ti. ¿Qué puedo decirte que tú no sepas? Soy un extraño que vaga entre líneas, que siente la vaguedad de lo inconcluso, que trata de ser cada día, como el viento. Soñando aprendí a callar. Sin palabras navegué entre las horas y los días. ¡Qué extraño es estar vivo! Pero, alguien me expresó su deseo de hablar y regresé a la palabra, como el niño que sonríe ante un rostro de luna! Delira el rayo cegador de cada noche, y esa luna, con cara de ni...

    por grekosay | 429 lecturas | 3 comentarios
4 textos (1 paginas)