Renacido

Publicado por Thecontradiction el 18 de diciembre de 2017.
No se si lo habréis vivido ya, ese momento en el que sentís que estáis en lo más bajo.

Ese momento donde la muerte os parece más una salvación que una condena.

Recientemente he pasado por ese momento, me acababa de mudar a otro país donde no conocía a nadie, mi madre estaba hospitalizada sin que supieran lo que le pasaba, eso me llevó a ser un capullo con mi pareja, que me dejó.

A eso le añadimos varios factores más que no mencionare.

El caso es que llegue a ponerme al borde del andén con el pensamiento de "Con que pase alguien y me empuje."

Si, también era demasiado cobarde como para acabar conmigo mismo, esperaba una intervención exterior.

La situación evoluciono hasta llegar al punto donde deje de salir de casa, de ducharme, mi alimentación se basaba en comida basura, y lo peor es que me regodeaba en mi pena.

Hasta que un día hice algo que no había hecho en mucho tiempo. Tener una conversación conmigo mismo.

Seguramente te estés preguntando como se hace eso, ya llegaremos a ello, antes dejame decirte algo.

No hay nada más fácil que engañarse a si mismo, pero cuando uno se abre a si mismo, descubre que no hay nadie que le conozca mejor. Y eso es tan bueno como malo. Porque duele que tu propia mente te muestre la realidad.

Te voy a explicar como hago estas conversaciones, ve al baño, mirate en el espejo, tomate tu tiempo, estudiate, como si fuera la primera vez que te vieras. Entonces empieza a hablar, de cualquier cosa, di la primera impresión que te dio tu reflejo, habla del tiempo, cualquier cosa. La mente se encargara sola de llevar la conversación a donde debe ir.

Me fue muy duro hacer este ejercicio. Verme en el reflejo, descuidado, con pelo graso ropa manchada y unos ojos vacíos, no me reconocí. Y entonces, me di cuenta, de la peste que emanaba de mi cuerpo, de las ojeras que se me habían formado, de los kilos que gane por dejar de ir al gimnasio y descuidar la alimentación, me di cuenta de muchas cosas más que no contare.

Me di asco a mi mismo, esa imagen patética que veía, era yo. Y cuando empezamos la conversación, la cosa no mejoró, al no haber nadie que me conozca mejor, tampoco hay nadie que sepa tan bien las palabras que duelen, y las usó todas.

Pero también, me permitió aceptar que me había roto. Tan simple como eso. No había aguantado la carga emocional de la hospitalización de mi madre y de la mudanza, allí fue cuando me empecé a fracturar, lo pague con mi pareja siendo un necesitado de atención (pero sin decirle mi situación, simplemente hablando de temas mundanos), la acosaba casi por el móvil (Ella vive en Madrid y yo me encuentro en París) y si no me contestaba rápido me ponía a la defensiva. Asi que lógicamente, se hartó. Y allí fue cuando realmente me rompí.

Pero en ningún momento sentí resentimiento hacia ella, es más, a día de hoy la sigo amando de la misma manera que el día que le pedí salir, más bien me da rabia el yo de entonces. Ella también estaba en un momento difícil, y no supe ser el apoyo que necesitaba.

Sé lo que estas pensando, pienso lo mismo, "Que capullo, no seas tan patético y aguanta en silencio"

Pero lo hecho, hecho esta.

Solo diré que es verdad, me rompí.

Pero es cuando uno se rompe que ve con mayor claridad sus fallos, asi que si estáis en esta situación o algún día (Espero que no) tengáis que vivir esta experiencia, sabed que es normal llorar, dejarse ir un par de días,semanas o meses, pero que no sea para siempre.

Al romperte y ver tus fallos tienes dos opciones.

-Hundirte en tus penas y lamentos
-Escucharte, aprender de los fallos que ahora ves con claridad y mejorar.

Yo, aunque puede que por la naturaleza de mis textos no os lo creais, siempre he sido lo que mis amistades llaman un idiota feliz.
Un "Gomez Addams" (en referencia a la excentricidad del personaje). Y solo dire que esta experiencia me ha enseñado que la idiotez nunca desaparece, solo descansa para volver más fuerte.

Lo recomiendan

2 Comentarios

  • Remi

    Que buen texto, me siento identificada totalmente. Mi mirada interior me dice sin tapujos que es lo que me pasa cuando no me entiendo ni yo. Y me escucho pero solo aprendo cuando estoy hundida.
    Yo también soy una idiota feliz porque flipo dominada por mis pasiones :)
    Un abrazo Thecontradiction.

    19/12/17 08:12

  • Mr.elio

    Me llegó, por experiencia se que en los peores momentos florece el humano y cada humano florece distinto sólo hay que saber como o aveces con ayuda.

    19/12/17 10:12

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Thecontradiction