Volar

Publicado por Thesavagesun el 18 de enero de 2017.
Una obscura habitación apenas iluminada por la luz tenue de aquella lámpara, miles de papeles sin sentido adornaban el inerte piso de madera. Una brisa fría entraba por la pequeña rendija abierta de la vieja ventana. No había ruido alguno en el lugar más que el de su respiración murmurante, parecía que a minutos incluso sus pulmones se sentían culpables de atentar contra la silenciosa y siniestra paz del lugar. Dejar de respirar, si, acabar con la entrada y salida constante de aire que permitía que su cuerpo siguiera funcionando, aquella máquina de tiempo dispuesta a explotar en cualquier minuto, aquel cuerpo inerte que ya sólo existía porque debía hacerlo. Vivir, una palabra que a estas alturas le quedaba demasiado grande, no era ni siquiera que no tuviera fuerzas para hacerlo, no tenía además motivos para vivir pero lo peor de todo, y por muy irónico que sonase, tampoco tenía aquel deseo inerte de morir. Porque consideraba que la muerte era un alivio demasiado inmenso para un alma podrida como la suya. La radio comenzó a sonar, una conocida canción expulsaba sus primeros acordes a través de los parlantes del pequeño aparato en el otro lado del salón, había estado encendido por horas en la misma emisora, pero no fue hasta ese entonces que él le prestó atención.

The willow it weeps today a breeze from the distance is calling your name 

Su extremidad superior cayó despreocupada hacia abajo golpeando su mano abruptamente contra el piso, como si hubiese perdido la fuerza, como si ya no tuviera conciencia de sí mismo, como si hubiera muerto : Aún respiraba. Cerró los ojos, dejó que la letra inundará su cerebro y que nada más que escuchar aquellos acordes importase en aquel momento. La sentía tan suya y a la vez tan incoherentemente alejada de su realidad, un sentimiento extraño pero claramente explicable. Todo lo que él representaba ante los ojos de los otros estaba tan lejano a aquella letra, pero su corazón, manchado y roto sabía perfectamente que era como si la voz se la cantará a él. Suspiró hondamente, contuvo el aire por unos segundos y lo dejo expulsar lentamente como si de un último aliento se tratase.

Blackbird fly away& May you never be broken again

Los años, míseros años se habían encargado de cerrar su corazón a tal punto que ni siquiera sus labios eran capaces de expulsar una sonrisa. Nadie sabe si fue su culpa, nadie sabe su fueron los otros o quizás las circunstancias. Una piedra tras otra aparecía durante el largo camino de su vida, la luz en el túnel se alejaba cada vez más y aquella frase de aliento, aquel desconocido que cantaba y esperaba que su corazón no fuese otra vez herido y le hacía ilusa e idiotamente pensar que las cosas podían salir mejor en algún minuto. Lo nefasto de ello era que aquella esperanzadora sensación tan sólo duraba minutos. Alegres minutos que con el paso de los segundos se transformaban en nudos dentro de su garganta.
Contuvo la respiración. Un, dos, tres. Abrió los ojos y su mirada choco de improviso contra el techo de la habitación, no miraba a ningún sitio. Los acordes de una guitarra sonaban lejanos. Cuatro, cinco, seis, podía sentir como el aire dejaba de llegar hacia sus pulmones, como el oxigeno se terminaba, como el proceso de difusión lentamente expiraba. Siete, ocho, nueve. Su diafragma intentaba reaccionar otra vez, y él seguía impidiendo que hiciera su trabajo. Diez. Todo volvió a la normalidad, un largo suspiro de desesperación y el aire entraba nuevamente a sus pulmones, corría por sus bronquios, se depositaba en sus alveolos : El sistema nervioso autónomo había ganado la batalla. Sonrió con ironía, como si de un combate con un extraño se tratase y se levantó de su incomodo asiento para caminar hacia la ventana y observar desde allí el mundo real.
Una delgada figura se divisaba a lo lejos, un rostro pálido y demacrado. Unas huesudas manos que apoyaban el pulpejo de sus dedos sobre el empañado vidrio, parecía mucho más viejo de lo que realmente era, era como si sus apenas treinta años se hubieran multiplicado de la nada. Levantó su mirada y clavó los ojos en el cielo, nubes grises se esparcían amenazantes en lo alto, como si sintieran su dolor y estuvieran dispuestas a derramar lágrimas para hacerle sentir mejor. Tomó su abrigo y salió del lugar, ni siquiera se preocupo de apagar la radio, de todas formas la canción seguía dando vueltas en su mente.

The fragile cannot endure, the wrecked and the jaded a place so impure

Si, eso era, esa la era la verdad. Demasiado frágil para poder lidiar con todo, demasiado frágil para conseguir hacer frente a sus problemas. Ocultarse, gritar y enojarse siempre había sido más fácil. Huir de todo y encerrarse tras capas de cemento irrompible era mucho mejor que afrontar la realidad. Cerró la puerta y comenzó a caminar calle abajo.
Mientras todo mundo corría hacia sus casas en busca de refugió por la tormenta que se aproximaba, a él parecía no importarle y cabizbajo caminaba siguiendo un rumbo que ni siquiera él conocía. Hacía un destino que no estaba aún claro en su mente. Cerraba los ojos de vez en cuando y dejaba que sus pies simplemente se movieran uno tras otro a lo largo del camino, con pasos lentos y a la vez extrañamente seguros. Y fue así como sin pensarlo llegó a aquel puente, el mismo puente que tantos recuerdos de infancia le traía. Años placenteros en los que su padre aún vivía. Una absurda felicidad le invadió de pronto : parecía ser aquel el lugar perfecto para poner fin a su historia.

Cause some birds to fly long before theyve seen their day

Era lo que había decidido, VOLAR .. volar antes de que su día llegará, torcer la mano del destino y tomar las riendas de su propia vida, o mejor dicho, de su propia muerte. Miró una vez más hacia el cielo, como si esperará recibir de allí alguna respuesta. Las primeras gotas de lluvia mojaron su rostro, pronto un largo hilo de agua caía por su cabello. No le importo que el agua apenas le dejará mantener una clara visión y con una agilidad que jamás antes había tenido, logró subirse al borde del puente, dejando que nada más que su perfecto equilibrio lo mantuviese allí en lo alto.
Era ahora su última oportunidad de pensarlo, y no se detuvo siquiera a hacerlo. Simplemente suspiró y continuó en su mente tarareando el final de la canción.

Ascend may you find no resistance, know that you made such a difference

Una gran diferencia .. era exactamente eso lo que nunca había hecho. Luchar por ser igual a los demás, encajar. Se olvido por completo de que encajar no tenía relación alguna con cambiar. ¿Sería ahora demasiado tarde? Fue aquella la pregunta que su mente lanzó de pronto, y por primera vez, luego de mucho tiempo, un destello de verdadera cordura aparecía en su ser.

Someday I too will fly and find you again

VOLAR& Otra vez aquella palabra aparecía en su mente y se repetía incesante una y otra vez, más esta vez lo hacía de manera distinta. Alzó los ojos y sonrío, en una sonrisa que reflejaba la esperanza que en antaño había perdido: Sus pies estaban otra vez tocando el seguro piso y sus pasos se disponían a regresar otra vez por el mismo camino, un camino que a la vez no había sido nunca antes de esa forma recorrido : Por primera vez, luego de mucho tiempo, había comprendido por fin el mensaje.
Volar& Volar ya no era la representación de ascender hacia la muerte y el fin de los problemas como él había pensado. Volar va más allá, un pájaro puede ascender antes de que llegué su día y aún mantenerse con vida, porque volar es vivir, vivir por si mismo, porque es para ti importante, porque ser uno mismo es la esencia de la vida, porque aquello es más importante que ser aceptado por una sociedad inerte, porque vivir es más que sólo respirar y él, después de años lo había comprendido, era simplemente eso lo que necesitaba: Volver a la vida

Lo recomiendan

2 Comentarios

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Thesavagesun