TusTextos.com

La Mujer de Negro









(que alguien me ayude si sabe poner fotos! no tengo ni idea de como se hace :()

Hay días en los que me convierto en la mujer de negro, hay veces que soy musa, que soy diosa y me lo creo. Me encuentro en un estado que mi cuerpo apenas acepta por la poca costumbre, es mi felicidad que ha decidido acercarse al lado oscuro. Soy la mujer trampa, la que lucha, a la que no adoctrinan. La justicia, el amor, el odio, y la pasión son parte de mi cuerpo, y son utilizados a mi antojo para complacerme. Yo decido, siempre lo hago, es fácil, en este estado todo es simple, menos yo, que estoy por encima de toda vida humana y material.

El espejo me ayuda a recordarme lo bello que es ser mujer, y ser yo, completa y sobretodo aceptada, “sublime” me digo mientras me marcho sonriendo con picardia.

La mujer de negro, tiene el tiempo para sí sola, y el corazón lo tiene agarrado bien en la mano, para que solo ella pueda decidir su destino, lo acaricia y le pregunta si quiere divertirse, pues sabe que desde hace tiempo no lo hace.

Iré a ese concierto, me pondré los labios rojos (que sé que los odias, porque te vuelven loco) y me alegraré de saber que no podrás mirar nada más, la voz te saldrá ronca. No pensabas encontrarme aquí, y no pequeño no, claro que no me encuentras. Sorpresa!
02 de febrero de 2016

Lo recomiendan

3 Comentarios

  • Voltereta







    02/02/16 10:02

  • Voltereta

    La mujer de negro "no necesita bañarse cada noche en agua bendita Tiene muchos defectos, dice mi madre, y demasiados huesos, dice mi padre. Pero ella es más verdad que el pan y la tierra. Mi amor es un amor de antes de la guerra para saberlo... La mujer que yo quiero, no necesita deshojar cada noche una margarita. La mujer que yo quiero, es fruta jugosa prendida en mi alma como si cualquier cosa. Con ella quieren dármela mis amigos, y se amargan la vida mis enemigos... porque sin querer tú, te envuelve su arrullo y contra su calor, se pierde el orgullo y la vergüenza... La mujer que yo quiero, es fruta jugosa madurando feliz, dulce y vanidosa. La mujer que yo quiero, me ató a su yunta, para sembrar la tierra de punta a punta de un amor que nos habla con voz de sabio y tiene de mujer la piel y los labios. Son todos suyos mis compañeros de antes...
    Mi perro, mi Escalectric y mis amantes. Pobre JUANITO... La mujer que yo quiero, me ató a su yunta: pero, por favor, no se lo digas nunca"

    no se por qué pero me has recordado a Serrat.

    Un saludo, un texto muy interesante.

    02/02/16 10:02

  • Trasdelviento

    MUCHAS GRACIAS POR AYUDARME CON LO DEL VIDEO! Sí, Serrat y yo creo que hablamos de la misma mujer :)

    Espero que todas las mujeres del mundo sepan de su belleza! un fuerte abrazo .

    03/02/16 10:02

Más de Trasdelviento