Mi Pecado, mi Castigo (2º Parte -final?)

Esta situación siguió pasando durante varios meses, de hecho, creo que nunca acabó, seguíamos viéndonos a escondidas, arrepintiéndonos y al mismo tiempo aprovechando el tiempo el uno con el otro. Nuestro secreto mejor guardado durante 5 largos años y estamos en el camino del 6º. Furtivamente y sin que nadie nos viera íbamos a hoteles, nos reíamos, jugábamos, era feliz. Para que entendáis esto último, antes de que pasara esto, yo no era feliz con mi novio. Al llegar yo a la universidad todo cambió con él. Dejaba que su hermana me tratase como un trozo de mierda, a lo que yo nunca le di demasiada importancia porque consideraba que ella no tenía nada que decir de mi dentro de nuestra relación, pero fue uno de los detalles que me acabaron quemando. Nunca quería salir conmigo de fiesta y me mantenía encerrada en casa porque sabía que, si salía de fiesta con mis amigas, al día siguiente iba a tener una discusión con él, lo que provocó que muchas veces le ocultara que saliera, haciendo mentir incluso a mis amigas. Cuando E se volvió a ir, esta vez durante mucho más tiempo, tuve depresión, y mi novio no me ayudaba a salir de ella. Acabé dejando la carrera porque sentía que no pertenecía a ningún sitio, sentía que todo eso era demasiado para mí y que no me lo merecía o bien no podría conseguirlo. En ese entonces sí que me sentí como una puta. Sí, lo reconozco, me llegue a odiar a mí misma por todas esas malas decisiones que había tomado, pero entonces llegué al fondo, y tenía dos opciones, quedarme ahí y esperar a que subiera el nivel de agua para ahogarme o subir por las paredes agrietadas a pesar de hacerme heridas en las manos. Subí, fue una escalada dura, pero con ayuda de una gran psicóloga y amiga logré salir, me enseñó a valorarme a mí misma, y que a pesar de los errores que había cometido, o había dejado de ser una buena persona con sentimientos. Me mejoré a mí misma, decidí cambiarme de carrera para otra que me motivase más y a día de hoy estoy a punto de graduarme, sacando todo año por año. Decidí esforzarme y convertirme en una mejor versión de mi misma y lo hice, el problema es que mi novio no lo hizo conmigo. Las discusiones siguieron, nuestra intimidad sexual se esfumó, acabé dejando a mis amigas, dejé de salir, dejé de ir a la playa y me pasaba los días y noches encerrada en su casa viendo series junto a él, algo que yo en ese momento creía que era felicidad. Mi madre siempre me decía hija, estás amargada, tienes que salir y pasártelo bien, apenas tienes 20 años y llevas una vida de persona mayor, no le hice caso, le decía que era feliz, y con el propósito de engañarla a ella, me engañaba a mí. Dos años después mi novio acabó su carrera y comenzaron sus desprecios hacia mí. Que yo no era nada al lado de él, que mi carrera era una tontería. Que él era más inteligente que yo y& ¿sabéis lo peor de que la persona que tú crees que es la que más quieres te trate como una tonta? Que acabas pensando que realmente eres menos que él.
Mientras pasaba todos esto E venía de vez en cuando de visita y yo me negaba a verlo, no quería cometer otra vez los mismos errores. Seguíamos hablando por redes sociales y WhatsApp, con cierto tonteo, pero nunca en ese tiempo volvimos a cometer el mismo pecado. Pasaron dos años más y este verano volvió a comenzar todo otra vez, pero con una diferencia, ya no me sentía culpable por lo que había hecho, pero si me sentía sola por no poder compartirlo con nadie. E había vuelto para quedarse y decidí que recuperaría a mi amigo. La situación con mi novio fue yendo a peor, una noche me dejó sola a las 4 de la mañana en el medio de la ciudad por irse de fiesta con unas compañeras de clase (¿recordáis que había dicho que conmigo no quería salir?). A principio de verano fuimos mi novio, E y otro amigo a ver un rally y, en la vuelta a casa, estábamos en la misma situación, los dos sentados en la parte trasera del coche, pero con una diferencia, mi novio estaba en el asiento del copiloto. E y yo comenzamos a jugar con las manos echando pulsos chinos y esas tonterías, hasta que, de nuevo otra vez, él me agarró de la mano con la misma dulzura y nos miramos con ese amor que habíamos estado reprimiendo durante tanto tiempo. Ahí comprendí que realmente estaba enamorada de él y empecé a bajar simplemente teniendo en mente verle. Esa noche hablé con él por WhatsApp y me dijo que tenía algo importante que decirme en persona. Al día siguiente a primera hora me presenté en su casa con la intención de hablar todo lo que había pasado y lo que sentía y él en un minuto destrozó mi mundo con cuatro palabras creo que te quiero. A partir de ahí mi equilibrio mental se derrumbó, sentía tantas cosas& unas buenas, otras malas. Tal cantidad de emociones provocaron en mis ataques de ansiedad, realmente no sabía qué hacer, llevaba más de 6 años con mi novio, había intentado curar todas las heridas, pero de pronto las cicatrices se volvieron a abrir. Una noche tomando algo, mi novio me gritó en medio del bar al que íbamos siempre, él se había clavado una astilla en el dedo y yo corrí como una imbécil a la barra a pedir un palillo para quitársela porque le dolía muchísimo. En el momento en el que posé el palillo en el dedo él me grito ¡ERES UNA PUTA LOCA! ¿QUE COÑO HACES? ME ESTÁS HACIENDO DAÑO JODER, LÁRGATE. Al instante noté como todas las miradas de veraneantes y amigos, incluso la de E, se posaban en mí. Me quedé literalmente paralizada y las lágrimas asomaron por mis ojos. Cuando logré moverme otra vez salí corriendo del bar hasta llegar a mi coche, y me fui a mi casa. Mi novio antes de irse a dormir me dijo por WhatsApp ¿te pasa algo?, yo me quedé estupefacta& ¿realmente no se había dado cuenta de lo había hecho? ¿No era consiente? A los dos días de una forma muy mala y sin dar explicaciones, le dije te dejo, un error más al carro. E se sentía culpable y estaba tan indeciso como yo y me pidió que volviera con C, que, entre él y yo, por mucho que nos amásemos sería imposible tener una relación, pues recordad, ellos eran amigos. Después de unos días volví con mi novio y comenzó el peor verano de mi vida. Estaba perdida, seguía con mi novio por miedo a perder mi vida, pues recordad, eran casi siete años con la misma persona, tenía una vida junto a él, teníamos el mismo grupo de amigos, nuestra familia ya estaba involucrada. En todo el verano fui incapaz de aguantar que me diera un abrazo o un beso, y menos delante de E porque veía en sus ojos el sufrimiento. Todo esto hizo que E y yo también nos distanciásemos a pesar de que yo no quería, pero él me decía que o necesitaba para olvidarme. Apenas nos hablábamos, solo actuábamos con normalidad frente a todos.
El curso volvió a comenzar, yo no podía más y les conté todo a mi compañera de piso y a otra compañera de la universidad, muy buenas amigas que hice en la universidad y dos personas en las que confío. Realmente me ayudaron, les conté todo esto que estoy contando ahora. Me entendieron y me apoyaron, y me animaron a dejar a mi novio porque sabían que no era feliz, independientemente de lo que hubiera pasado con E. Así fue, lo dejé y esta vez de la mejor manera, le expliqué todo excepto lo de la infidelidad. Le dije que ya no estaba enamorada de él, que me había cansado de recibir desprecios por su parte y él lo entendió, quedamos como amigos, pero creo que es algo imposible, pues considero que, desde que lo dejé, no es una persona que quiera a mi lado. Cambió totalmente, y no para bien. Una semana estuve sin hablar con E, hasta que él se dio cuenta de que yo había dejado de bajar con ellos. C no daba ninguna explicación a nadie y un día E decidió hablarme. Se lo dije todo. Que no había dejado a C por él, que lo había hecho por mi porque yo no quería vivir de esa forma. Después de todo esto decidimos vernos en persona y nos dijimos todo lo que pensábamos el uno del otro, sin miedo, sin remordimiento, sin omitir nada& y empezamos una relación a escondidas que solo conocemos él y yo. Estoy feliz, me trata como siempre supuse que se tendría que tratar a la persona que quieres, sé que me quiere con todo su corazón y yo más enamorada no puedo estar, ya lo dije antes, lo que siento por él es un amor muy diferente al que había sentido. No siento totalmente lo mismo que antes, siento cosas nuevas como por ejemplo la satisfacción de que él me admira, de la misma forma en la que yo lo admiro a él.
Nuestra historia comenzó y a día de hoy llevamos juntos 3 meses, meses en los que experimenté un amor, deseo y pasión enorme, llevamos tanto tiempo queriéndonos sin habernos dado cuenta, que creo que nuestro amor a madurado al mismo tiempo al que lo hemos hecho nosotros. Me trata bien, he recuperado a mis amigas, me anima a salir y pasármelo bien, quiere salir conmigo de noche, somos independientes el uno del otro, pero a la vez queremos estar juntos,cada día me dice que está orgulloso de mi por conseguir lo que estoy consiguiendo en mi carrera, me admira por ser cómo soy de la misma forma que yo lo admiro a él..., vamos queridos amigos, lo que viene siendo una relación sana. Ya dije, estoy feliz, pero a veces estoy triste por el hecho de no poder contar esto, de momento, por miedo a nuestros amigos, de los cuales de esa pandilla solo me quedaron él y el compañero de piso del que hablé más arriba. El resto simplemente por dejar de haber sido la novia de me dieron la espalda y, aun sin saber esta historia, me consideran una puta. Lo mismo pasa con su familia, a excepción de la hermana, tenía muy buena relación con todos, y ahora lo único que hacen es inventar historias sobre mi poniéndome de puta para arriba& ¿Cómo no vamos a tener miedo de contar que E y yo estamos juntos? Ya me tratan así sin saber esto& ¿qué le quedará cuando se sepa? No podemos ir como una pareja normal a tomar algo o a cenar sin tener miedo de que nos vean. Cuando estoy en casa de mis padres tenemos que vernos a oscuras en un coche, cuando estoy en mi piso tenemos que andar con cuidado por si alguien conocido nos ve entrar juntos en mi casa& La verdad es que todo esto se está volviendo una carga tanto para mí como para él, pero& posiblemente este sea el castigo por haber cometido semejante pecado. Mi pregunta es ¿cuánto tiempo más durará esto? Le quiero tanto que quiero llevar una vida normal con él, pero el miedo a salir ambos lastimados me congela&
Este, queridos lectores, es mi jaula, mi expiación, mi dolor y mi verdadero castigo a lo que hice.

08 / enero / 2018

Etiquetas:

Lo recomiendan

1 Comentarios

  • Oliviaferrer

    No creo para nada que seas una puta. Porque a lo mejor algunos solo ven el engaño por tu parte pero no el desprecio por la suya.
    Qué diablos! Que les den a todos! Y si no les gusta que no miren.
    Lo importantes es que ahora eres feliz. Y los que de verdad te quieren no se molestarán.
    "Conviene saber que hay amigos que es mejor no conservar."
    Va, sed libres! Qué fácil resulta decirlo...
    Besos!

    08/01/18 10:01

Mas de Tsuki-ga-kirei