TusTextos.com

Sin que Los Otros Sepan...

Nos recordamos en silencio,
calladitos,
sin que los otros sepan,
dejando pasar una vida de rutinas,
toda una vida anhelante,
y nos sufrimos sin alertarlos,
para que sigamos teniendo
este pequeño espacio donde
somos cómplices, tú y yo,
como quinceañeros.

Nos recordamos en silencio,
porque queremos,
porque siempre lo querremos,
porque desde entonces
estamos deteniendo al tiempo
en el oscuro mundo del silencio.

Nos respiramos, ávidos
y así somos nuestras drogas,
porque seguimos recordándonos,
porque recordarnos es otra forma de tenernos.

Y somos cómplices en esta muerte cotidiana,
porque mi lengua te recuerda entristecida,
sedienta,
deseosa te recuerda recorriéndote entera
y encontrando la sal que eras tú.

Mis manos y mis dedos aún tienen la forma
que tu pelo en ellos dejaron cuando se escurrieron.
Y en mi piel te reconozco,
en esta piel en la que ya no estás,
porque eres tú mi sangre y desde entonces
nos faltamos y nos estamos muriendo.

Y nos morimos todos los días
quebrándonos, respirándonos,
recordándonos, llorándonos,
muriéndonos de distancia y tiempo…
UnsilencioquenocallaPublicado el 30 de junio de 2009
Archivado en poesia nostalgia amor

2 Comentarios

  • Mejorana

    Y nos morimos todos los días
    quebrándonos, respirándonos,
    recordándonos, llorándonos,
    muriéndonos de distancia y tiempo…

    Aún así, es bueno tener una piel que llorar y recordar.

    Bellísimo poema Silencio.

    30/06/09 09:06

  • Unsilencioquenocalla

    Sí, Mejorana, por cierto que sería muchísimo más triste tener sólo el llanto, para llorarlo en el vacío del olvido.

    30/06/09 10:06

Más de Unsilencioquenocalla