TusTextos

Al Ser que Más Ama

Los besos se fueron esfumando, los abrazos también.
Ni hablar de la hora del sexo, todo más por costumbre que por ganas o placer.
Ella tenía que pedirle siempre una muestra de cariño, nunca salía de él, de su corazón.
Cada día todo se fue volviendo más frió y distante, poco a poco la llama se apago.
Menos sus sentimientos, esos seguían ahí… intactos.
Ella seguía amándolo como el primer día, seguía deseándolo con las mismas ganas.
En el fondo de su corazón sigue pidiendo que nada termine.
Ojala él cambiara y volviera a avivar la llama.
Se resiste a perderlo… a dejar ir al ser que más ama.
Vampiresa15 de septiembre de 2020

Más de Vampiresa