TusTextos.com

Herida Cruda.

Corrí tras de ti como un agonizante persigue la luz del túnel;
Quizá fue un acto imbécil obsequiarte mi daga con aquel negro clavel;
Te imploré: "sácame el dolor", si es necesario ¡mátame!, pero sálvame de este destino cruel;
Hazlo ligero y sin temer, quisiera sentir cuando esta traspase mi piel.

Todo comenzó una tarde fría de enero,
De esas que se desea que no tenga fin,
Pensé que sería como ese amor platónico de metro,
Pero resulto tan fuerte como un falso "te odio" aunque no se quiera verle partir.

Mente Fría, Corazón Frío.
VePublicado el 13 de octubre de 2018
Archivado en poesia

Más de Ve