TusTextos

Aberración.

Dibujan las balas perdidas un camino en busca del infierno. El dios de las pandemias es generoso y nos deleita con sus dones. El asesino de los sueños, brilla con luz propia en un universo hostil, que abre sus puertas a una humanidad desesperada. Las flores se tornan rojas, como las amapolas teñidas de sangre en los campos de batalla.



Las izquierdas y derechas amenazan con suprimir los derechos de una sociedad que les es ajena, de la que sólo buscan su provecho. La inconsistencia de la verdad es notable, sobre todo cuando esta, está plagada de mentiras. Las utopías son infranqueables y la desdicha toca a nuestra puerta. Cuervos agoreros de negra librea se disputan los restos de las ilusiones trastocadas, enfundadas en mortajas oscuras, que transitan el sendero de las pesadillas traicioneras.



Intenté ser amante de la vida y me convertí en discípulo del quebrantahuesos, que deshace los sueños de los espíritus que intentaron llegar a ser y fenecieron en el intento de alcanzar la luz y se vieron prisioneros de las sombras. El mundo toca a difuntos, nos muestra el camino de salida, nos hace ver que lo que nos mostraba, es inalcanzable, al menos para la mayoría.



Nos sentíamos la clase media del mundo y ahora nos vemos enviados al patíbulo, sin taparrabos y con una mano delante y otra detrás, pero eso sí, nuestro dios nos acompaña y hace fuertes. Somos un engendro del diablo venido a menos, una luz en un candil que se extingue en una noche sin luna.



Nos creíamos los dueños del universo y ahora descubrimos que somos marionetas de un guiñol sin principio ni final, en el que siempre seremos manejados por unos hilos invisibles, en un estado sin conciencia y sin control.



Nos manipulan sin saberlo y sin ser conscientes de ello, intentamos ser los seres más bondadosos del universo a pesar de ser demonios sin piedad, que siempre hemos buscado nuestro propio beneficio, aunque para ello tuviéramos que escupir sobre la vida de los demás.



Nos hemos convertido en nuestra propia aberración.


Voltereta08 de noviembre de 2020

6 Recomendaciones

7 Comentarios

  • Remi

    Muy buena reflexión de parte domingo amigo mío, magistralmente escrita. Todo va a peor, sobresale lo que está oculto y adornado de buena voluntad, mi sensación de hoy lunes es de estar acorralada por la malas noticias...
    Un placer leerte siempre.

    09/11/20 05:11

  • Luis323

    En la sociedad de hoy navegamos en un mar de mentiras mientras buscamos alguna luz que nos lleve a buen puerto para poder seguir viviendo con un mínimo de esperanza.

    Buena reflexión.
    Un cordial saludo

    11/11/20 07:11

  • Iringo

    Claro ejemplo,de como lo triste se puede volver excepcional.Lo has conseguido.

    Un abrazo.

    12/11/20 01:11

  • Luia

    El horror sigue plantando sus semillas. Lo que es y lo que somos.

    MUY bueno, Voltereta.
    Abrazos

    15/11/20 08:11

  • Luia

    El horror sigue plantando sus semillas. Lo que es y lo que somos.

    MUY bueno, Voltereta.
    Abrazos

    15/11/20 08:11

  • Patroclo

    Voltereta,
    Hemos padecido una segunda pérdida de la inocencia.
    El desengaño es la longitud que separa el ideal de la realidad cotidiana.

    Ya que tenemos la mala costumbre de diseñar posibles escenarios a partir de falsas promesas, quizá nos sea útil usar como filtro el largo plazo. Para todo, vacuna incluida

    Un saludo, cuídate mucho

    17/11/20 03:11

  • Diegozami

    Hay gobiernos que están destruyendo la poca credibilidad que les quedaban, izquierda o derecha ya nadie les cree, han polarizado toda la sociedad, y fomentado ejércitos de fanáticos, y el daño ya esta hecho.

    Lo peor de todo, es que el daño mas grande todavía no esta a la vista...por la simple razón, de que todo obedece a un proceso.

    Tu reflexión sin dudas moviliza.

    Saludos.

    20/11/20 09:11

Más de Voltereta