TusTextos.com

Vientos Del Norte

Los delfines tienen la capacidad de dejar de respirar y morir por voluntad propia si así lo desean.
La vida es eso cuando no estas. Tengo consciencia constante de esa capacidad, de que el mundo es frágil y doloroso.
Me falta el aire cuando no te tengo, me quitaría cualquier forma de respirar posible si me faltaras en nuestra eternidad...
Cuando estamos juntas, muy pegadas, cuando somos una, también me quedo sin aire entre tus manos. Es ahí cuando el mundo es consciente de que soy tuya... Y yo solo vuelvo a buscar el aire, extasiada del placer de pertenecerte.

Todo se reduce a aire: el aire que te acaricia como yo quisiera hacerlo.
Las historias terminan y los sueños se cumplen.
Lo nuestro no tiene fin.
La noche que te conocí intentaba esconder mis demonios y parecer un Ángel ayudando con los demonios de un desconocido. Solo 10 minutos, que no aguantaría más sin que esa persona viera lo jodida que estaba yo.
La noche en la que te conocí una romántica empedernida no creía poder enamorarse.
La noche en la que te conocí una española no quería más contactos lejanos.

Y debo decir que estaré toda esta vida agradecida a la noche en la que te conocí. Rompiste todos mis esquemas y me diste la vida.

Antes era: Dime por qué aguantar el dolor de la distancia.
Ahora es: Dime que me quieres y todo lo demás no importa.

Antes no luchaba con la distancia... Pero luchaba conmigo misma por no ver sentido a mi existencia.

Yo lo tengo claro: Distancia contra el sentido de mi existencia, gana el sentido.

Ganas tú. Y ganarás eternamente todas las batallas que nos presenten las vidas. Así gano yo. Ganamos nosotras.
Vozdeanis25 de junio de 2015
Archivado en:
amor romance personas

Más de Vozdeanis