TusTextos.com

Hambre de Papel.

Fría mañana, blanca, de hielo. Levanta el día, sale el sol, florecen los lirios, amarillos. Asoman los tulipanes. Juega, corre, recupera su vigor, la pelota. Ventana de seis recuadros. Me gusta. Me gusta. Me gusta. Mañana taller de escritura. Cuentos. Biblioteca. Papel y esfero. Salpicando palabras venidas, ausentes, rebeldes, otrora resucitadas.

Vaivén de mañanas tranquilas, absorbidas por el tiempo, deslizadas en la rutina. Salvadas por el callado timbre del fin de semana. Silencios agolpados por ranuras de meditaciones inquietas. Ella lejana. Y vuelven de nuevo los piares, las sinfonías primaverales, el printemps, los colores y los brotes. Brotes de verde tierno.

Lejana y olvidada. Sin su presencia. Mortecina, alargada, como la sombra de un ciprés de camposanto. Con tumbas olvidadas. Sin flores y sin recuerdos. Borrando pasados y divisando futuros, atisbando nuevos y al propio tiempo conocidos perfumes. Aromas, fragancias de infancia, renacen y despiertan aconteceres.

Viajes a lugares de colores, de callejuelas, de piedras, de arena, de azules, de palmeras. Oasis de ninguna parte. Desiertos de dunas montañosas, de vuelos de fantasía, planear en amarillo con las hélices robustas rompiendo el viento, cuchillos en el aire, surcando mares de libertad, sin horizonte, con infinito, con el abismo de la nada perdido en la mirada.

Amor impenitente, rasgado, arañado, volátil, salino, enmarañado. Amor de senectud, esperado, tierno, de vocativos, de silencios, de elocuencias calladas. Vuelos negros, amaneceres largos y noches de brillos estrellados. De vuelta con los símbolos. Los dragones, los búhos, las serpientes.

Elimino el tiempo, dejo las manecillas en reposo, sin cuerda, cuerdas amarradas en los años, en el devenir de tiempos innombrables, huérfanos, con velos aún por descubrir. Números de capricho, cabalísticos, renacidos en piedras de mosaicos escondidos. Nadie lo sabe y todos lo ven. Es visible e invisible, es el principio y es el fin. Es o no es.

Al final, serán palabras de hambre de papel.
Xavierpasqual04 de marzo de 2017
Archivado en:
palabras

Más de Xavierpasqual