TusTextos

Limpieza de Rostro

Pompas de lodo y cal
extensiones viscosas que se pegan a los sueños
secreciones absurdas de jabón líquido en las manos de los niños.

Sucio está mi rostro,
cansado y sudoroso,
triste y acongojado,
sucio,
muy sucio,
tremendamente sucio
y alguna corona de espinas de cardos muertos.
¡Qué clase de Jesús es sudoroso y sucio!
Yo no soy aquel de rostro pulcro,
soy solo un chiquillo que juega a piratas en el barco de papel en una fuente,
el que vuela el cometa más allá de una constelación inventada,
con estrellas verdes y rosas
con “te quiero” amarillos y absurdos,
con promesas sin palabras y tan solo miradas,
repetitivas en su estilo hasta el hartazgo,
enamoradizo en el sistema clásico de una fiebre de verano.

Una ducha necesito
pues quiero limpiarme esta tierra que me corrompe,
que me promete y me emociona,
quiero ser aquel Jesús de rostro pulcro.
Amab02 de mayo de 2008

2 Comentarios

  • Mejorana

    Qué poema tan bueno.
    Me has sorprendido.
    Que dulzura y suavidad en su pomposición.
    Bienvenido (ahora sí)
    Bienvenido.
    Nos seguimos leyendo

    06/05/08 10:05

  • Mejorana

    Amab, a mi me gusta mucho lo que escribes, ponme algo nuevo

    17/05/08 02:05

Más de Amab