TusTextos

La Esperanza es una Puta.

Estaba demasiado triste para moverse, ya llevaba por lo menos dos horas allí. Estaba segura de eso porque el gran reloj de la catedral se lo gritaba con cada “clip”. Ella no había llegado, no lo haría en la próxima media hora, era cosa que no ocurriría jamás.

Pensó seriamente en quedarse sentada sobre el muro que delimitaba la fuente. Para una criatura como ella daba lo mismo dos horas o mil años. Una vez había escuchado que una vampiresa se había convertido en piedra simplemente porque se había cansado y no tenía el suficiente valor para enfrentar cara a cara el sol de medio día.

Por un momento pensó en la escena, sería algo romántico. Iría a una de esas criptas antiguas de la parte más lujosa del cementerio, usando sus habilidades telequineticas abría la entrada sellada. Buscaría en medio de las tiniebla absolutas un lugar para su reposo eterno. Con un suspiro pensó en si misma acostada sobre una losa de mármol, quieta, con el paso de los siglos la voluntad de estar viva sería mármol blanco.

Una lágrima de sangre bajo por su mejilla. Había sobrevivido a miles cosas, había logrado escapar de “madame guillotine” durante la Revolución Francesa, la segunda guerra mundial y las malditas bombas que no respetaban el día de la noche, hasta hubo un incendio que casi termina por convertirla en yesca. Pero había cosas que simplemente daban duro, precisamente donde duele.

La noche era fría, las pocas personas que aún transitaban por las calles se apuñaban bajo sus pesados abrigos. El cielo de la ciudad estaba tan oscuro como siempre, todo era más de lo mismo, año tras año.

¿Quién notaba a una chica de cabello negro, piel pálida y triste rostro con forma de corazón sentada en medio de la noche, suspirando congojas por lo mismo que miles de mortales? La vida es tan bromista que ni siquiera a los inmortales les da trato especial, al contrario, solo hace más larga la común agonía.

Definitivamente la esperanza es una puta que no se le niega a nadie, pero que con nadie se queda.
Anatema27 de octubre de 2011

8 Comentarios

  • Buitrago

    ... La vida es tan bromista que ni siquiera a los inmortales les da trato especial, al contrario, solo hace más largo la común agonia.

    Este pasaje en especial. Por destacar alguno sobre el resto. Me ha encantado.

    Un gusto leerte

    Antonio

    27/10/11 09:10

  • Anatema

    Me alegra que te hiciera la gracia Antonio... La verdad a todos nos toca nuestra parte de problemas y necedades

    27/10/11 04:10

  • Emaumor

    Me gustó mucho tu texto, se ve bien trabajado y con una reflexión interesante acerca de los problemas y la esperanza. Buen trabajo

    31/10/11 05:10

  • Indigo

    Anatema me ha encantado la forma sutil como envuelves el mensaje central.
    Saludos amiga, muaaa.

    31/10/11 01:10

  • Anatema

    Gracias por tu comentario EMAUMMOR...

    31/10/11 06:10

  • Anatema

    Gracias Indigo... La lectura solo prueba que en ocasiones la esperanza es lo único que queda, y al final, ni eso...

    31/10/11 06:10

  • Aroint

    Con tal título no he podido evitar reirme antes de leerlo, pero aparte de lo cómico del sarcasmo del fondo del texto, es un relato certero con un final lapidario.

    "Definitivamente la esperanza es una puta que no se le niega a nadie, pero que con nadie se queda."

    Que gran verdad tan dolorosa; consigues despertar una sonrisa que cubre la realidad de sus lágrimas.

    Saludos!

    14/11/11 02:11

  • Anatema

    Me alegra que te haya gustado AROIT... La verdad sea dicha, detras de cada sonrisa siempre hay una lágrima. La vida tiene un sabor agridulce, lástima por los que no se han dado cuenta y siguen llebandose sus sorpresas...

    14/11/11 05:11

Más de Anatema