TusTextos

Primavera

Después de mucho tiempo casi muerto, en estado vegetal pero podrido, mientras la angustia y el resto de quejas de mi roto y enfermo corazón me consumían lentamente asfixiándome agonizante, por fin lo he vuelto a sentir.
Ese maldito cosquilleo generado por un aleteo de bichitos primaverescos en mis entrañas... Bichitos que no creí capaces de poder volver a mi estómago o a mi ser.
Un corazón de concreto musgoso y destruido con una garganta sellada con un nudo romano impenetrable generado por esa misma angustia de creer que no podría volver a desear... Pero ahora por fin deseo...
Deseo estar más cerca a la primavera que me contagia estos bichos, aunque la primavera tenga sus tormentas eléctricas y su ecosistema sea delicado como sí misma, sus flores siguen naciendo a pesar de cualquier dificultad y al amanecer un arcoíris surge de ella como un alba en su cabeza y el universo en las puertas de su alma que invita a perderse en el infinito a cualquier cosmonáuta que se crea lo suficientemente valiente para reclamar el primer paisaje verde de su infinita pradera. ¿En eso se basaba la paradoja del amor, no? En el cosmonáuta que buscaba a su amada en diferentes realidades sin probabilidad de encontrarla pero movido por esa fe de volver a sentir las malditas cosquillas en el estomago que me incitan a escribir y salir del poema por querer ir contigo a tumbarme en la maldita pradera...
Lo unico que frena mis impulsos son los nervios controlados por la mente que está malversada por el miedo... A no ser digno del paraíso o que el paraíso sea simplemente demasiado para un desgraciado bohemio... Esos nervios que intentan sacar a rastras la pasión de mi cuerpo, transportándola en la sangre fuera de mi... Supongo que por eso me sonrojo cuando me miras... Será mi sistema de defensa intentado actuar natural... Pero ese sistema de defensa deja de funcionar, se nublan los nervios y la cabeza deja de pensar cuando ese olor de primavera está cercá... El rocío de su cuello que desprende su esencia más barroca y pura, tan contradictoria... Tan perfecta, tan anárquica y paradojicamente egoísta... Esto me tiene enfermo, pero la cura es la enfermedad que me está sanando. Me está haciendo sentir.
Andresmb15 de enero de 2020

1 Recomendaciones

1 Comentarios

  • Regina

    Muy bueno, generoso testimonio a un amor sin conocer.
    Saludos cosmonáuta.

    16/01/20 08:01

Más de Andresmb

  • Adiós

    1069 lecturas | 1 comentarios
    1 lo recomienda
  • Viento

    1468 lecturas | 0 comentarios
  • Viaje

    590 lecturas | 0 comentarios
  • Amor. Cara a

    1256 lecturas | 1 comentarios
  • Capitán

    461 lecturas | 0 comentarios