TusTextos

Ella.

Y ahí fuera está amaneciendo, aunque aquí, entre estas cuatro paredes se viva una noche eterna, sin horarios ni calendarios, enredados en las sábanas, dueños del momento. Infinitas caricias que recorren nuestros cuerpos.
Será cosa mía o de verdad está en llamas la habitación?
No. Quédate quiera, así estás perfecta, creo que eres lo más bonito que han contemplado mis ojos.
Mientras jugueteo con los botones de tu camisa hago memoria, y me parece tan extraño....
Hemos conectado tan fácilmente... como si nos hubiéramos estado buscando desde tiempo inmemorable, como un par de imanes separados pero destinados a estar juntos por alguna extraña fuerza. Una fuerza tan poderosa como la que irradia tu mirada.
Bum!
Y desaparece el primero de los botones, dejando una suave franja de tu abdomen desprotegida frente a mis caricias, el contacto con tu piel vuelve a estremecer cada fibra de mi ser.
Sonríes, y eso me da el valor para deslizarme por debajo del siguiente botón y acariciar la textura de la prenda.
Bum!
Cae el siguiente, un hecho apagado por el beso en el que nos fundimos, es tan hermoso el sonido de tu respiración acelerándose, ver cómo sonríes sin necesitar un por qué, verte feliz.
Las llamas que antes creí ver ahora se avivan, repto por tus caderas, me vuelvo osado y voy a por el tercero, que parece resistirse un poco más que sus compañeros, da igual, no he llegado hasta aquí para dejarme vencer por un botón. Cae como sus compañeros.
Un escalofrío recorre mi cuerpo cuando bajas tu mano serpenteando por mi espalda.
Te muerdo en el cuello y ríes. Tu risa debe de ser lo más próximo al sonido de los ángeles que existe sobra la Tierra. Venga, que sólo quedan dos.
Te susurro que te quiero lo más dulce que sé hacerlo, Sigamos, que esto promete. No encuentro una palabra para describir lo que estoy viendo, aunque se acercaría mucho a "divino".
Mi niña, un sueño transformado en realidad, desabrocho el cuarto a la vez que me quitas la camiseta. Te miro, interrogándote y lo expresas todo mientras vuelves a sonreírme, a besarme. La última resistencia se derrumba. Esto debe de ser lo que llaman magia.
Atreyu20 de abril de 2010

2 Comentarios

  • Siry

    DIOS MIO! me encanta este texto, te felicito la verdad, es muy bueno.
    Si lo que escribiste lo sientes me alegro muchisimo, sé que es precioso.. "divino" como dices tú...
    este texto va para mis favoritos.
    unbeso

    09/05/10 02:05

  • Atreyu

    Gracias siry, a mi también me encanta cómo escribes, también te agregué a favoritos, un beso :)

    09/05/10 05:05

Más de Atreyu