TusTextos

Entrevista Con la Vida

Hemos quedado en el hall de un gran hotel en el centro de la ciudad. Me siento a esperar nervioso. Al pasar de los minutos en el reloj, se oyen unos pasos. El hall se llena de luz, de olores maravillosos que me recuerdan a mi infancia, jazmín, dama de noche, buganvilla y hierbabuena… y aparece radiante y maravillosa. Su primera frase ‘Me he perfumado para ti’ me cala hondo. Se presenta caprichosa a la entrevista, vestida entre sedas de diferentes colores y texturas. Su vestido, agitado con las largas pisadas de su cuerpo, se alza y cae natural, a la hora de sentarse en la butaca. Me saluda con una leve sonrisa y me da la mano. Es caliente su piel, caliente como la sangre de una herida, como el sol de agosto. Su mirada se posa en mi bloc de notas, como intentando descubrir toda la información que poseo. Su voz, pausada, a veces triste y melancólica, y otras fuerte y rotunda, me desconcierta. Se le pregunta si quiere tomar algo, si necesita alguna cosa. Rechaza la invitación con cortesía. ‘Ya lo tiene todo’ responde. Sus gestos son vivos, pensados para recalcar todo aquello que dice, y tan seguros de ello, que no erra ninguno. No tiene aspecto de cansancio.

B: _Buenos días, señorita….

V: _Buenos días, querido.

B: _Empezaremos la entrevista con una breve auto descripción que me hará usted misma…

V: _ De acuerdo. Puede parecer algo ego centrista, o desmesurado, pero yo lo soy TODO. (Recalca fuertemente esta última palabra).Desde que te levantas por la mañana, hasta que te acuestas, estoy presente en todos vosotros. Mando y ordeno las 24 horas del día. Tú, y todos los que lean esta entrevista hacéis, sin saberlo en muchas ocasiones, mi voluntad. Como te he dicho antes, lo soy absolutamente todo.

B :_ Efectivamente, puede verse como demasiado desmesurada… (Sonríe). Se dicen de usted muchas cosas, entre otras esa capacidad de cambiar sin ningún tipo de remordimiento el curso de las cosas…

V: _Ay!...hijo… En este tránsito de vaivenes, en estos caminos por los cuales camino, puedo hacer que un día te lleve a ganar, sí, a vencer en tus quehaceres, en tu día, que te sientas poderoso e invencible… y otro día te castigo, con perder la paz y la dignidad. No depende de vosotros. Depende de cómo me sienta yo. Las ventajas que poseéis, es que tenéis la capacidad de olvidar rápidamente todo aquello que os sucede, y creéis liberaros. Y es ahí donde, a vuestro pesar, entro en acción mil veces más. Pero os puedo asegurar que vosotros sois igual de caprichosos, o más que yo. Siento decirlo así, pero me resultáis tan necios intentando controlarme… Mudo fácilmente, de gestos, de palabras, de acciones, de reconocimiento, de formas de ver… todo acorde con vuestra manera de evolucionar, con cada nueva generación.

B: _ ¿Olvidar es una ventaja?

V: _ ¡Por supuesto, querido!. Os lo facilita todo. El recuerdo daña, duele. Ya sois mayorcitos para quedaros estancados, para engañaros a vosotros mismos… Aquellos que se quedan anclados en recuerdos pasados, nunca sabrán construir su presente, su futuro. No quiero decir que echar la vista atrás, de vez en cuando, no sea bueno. Pero solo hay que girar la cabeza, no dar la espalda. Te recuerdo, que por mucho que mires atrás, vuestra vanidad, innata, aquella que os regalo junto a otros sentimientos, no os dejará aprender del todo, y siempre estaré jugando…

B: _ ¿Está usted enamorada en estos momentos?

V: _ Sí. Siempre lo estoy. El amor es lo único que me conmueve, que me ablanda en ocasiones. Pero no te creas… en este campo, suelo daros bastante libre albedrío. Sois vosotros mismos quienes soléis ‘decidir’. Me encanta ver cómo os equivocáis en tantas ocasiones… y me encanta ver cómo no lo hacéis en otras. Cuando miráis a la persona que amáis a los ojos, en realidad, estoy mirándome yo, reflejada en un espejo. Puedes llamarme narcisista…

B: _Antes ha mencionado que cree que somos unos necios al intentar controlarla… ¿Por qué?.

V:_ Perdona si te he ofendido, querido. Es vuestra tendencia natural, rebelde. Vuestra estúpida idea de controlar mis designios. Me divierte ver vuestros esfuerzos, pero, lo siento, no soy controlable. No podéis cambiarme… ¡esa virtud es solo mía!. Os levantáis una mañana pensando que será un gran día… y soy yo la que decido que tipo de día te daré. ¿No lo veis?... Yo digo cómo, cuándo y dónde. Yo doy el por qué, la causa y el razonamiento, soy la profesora, soy el libro que leéis, vuestro gobierno… la decisión que tomáis, antes ya la he tomado yo. Yo os hago bombear el corazón, os hago sentir, os hago moveros. Os doy expectativas, y os las quito, os doy ilusiones, os doy los medios, y los destrozo cuando me parece, igual que puede que os lo otorgue… No soy solo carne, no soy solo alma… lo soy todo. Nazco miles veces cada día, y muero miles veces a la vez. Tengo toda la sabiduría de los tiempos, de miles y miles de generaciones pasadas, presentes y futuras, la fuerza que no imagináis, y… aún así, creéis poder controlarme. ¡qué pérdida de tiempo!.

B:_¿Por qué no siempre ha sido tan clara?

V:_ ¿Lo habríais aceptado, entonces?. ¿Habrías aceptado que voy y vengo sin dar explicaciones? Ha habido muy poca gente en este mundo que me ha aceptado tal y como soy. Con mis caprichos, con mis cambios. Sé que no. La humanidad no es de tendencia al sometimiento. Lucháis siempre en contra de lo natural. Buscáis respuestas a preguntas que nunca se os van a responder… buscáis obsesionadamente la eternidad, el poder, las riquezas, el reconocimiento. Y dejáis de lado la naturalidad, la consecuencia, y la paz.

B:_Me ha dejado perplejo…¿tiene alguna palabra que le haga especial atención ?

V:_ ‘Atrévete’… Si hay algo que me ha demostrado todo este tiempo, es que el miedo, ese terror a lo desconocido, a lo que no se sabe, a lo que no se entiende, frena la evolución conjunta entre vosotros y yo. ‘Atrévete… ya veremos luego’…

B:_ Para acabar, ¿algún consejo que quiera compartir con todos nosotros?

V:_Me pasaría miles de horas aconsejándoos. Recordad que pese a todo, sois mi fruto. Pero no hay remedio. Igual que el rio vuelve a su cauce natural, vosotros, volveréis a vuestra ‘normalidad’…

Agradezco su visita, sabiendo que se refleja en mí la cara de extasiado por esta entrevista. Se levanta fácilmente de la butaca y se despide de mí con un frágil beso en la mejilla. Me mira a los ojos dulcemente sin soltarme la mano. Me habla sin mover la boca ‘encantada de sentirte’… no me da tiempo a decirle que me ha parecido maravillosa su presencia, y de agradecerle otra vez más la oportunidad de haberla tenido tan cerca. Ha desaparecido casi por arte de magia, y ha dejado tras de sí todos aquellos aromas de flores. Pero de repente, en mi cabeza, oigo su voz pausada ‘Desde el primer día, siempre he estado cerca de ti.. y de todo el mundo…’.
Benjamin02 de mayo de 2012

5 Comentarios

  • Justin25

    La vida es así apreciado amigo, una maravillosa caja de sorpresas.
    Un abrazo.

    09/05/12 09:05

  • Neogrekosay2012

    Quizá no tuvo tiempo para decirte toda su "verdad", que en su profundo sentido de sí misma siempre sabe que sucumbirá y su valor se relativiza cuando, mostrándose dispuesta a dar aún más vida, los humanos traicionan su deseo, porque en el fondo...la vida es un olvido que se apaga con cada inspiración.

    05/06/12 10:06

  • Sonoridario

    De esa manera...conseguiste vivir. Regresa,

    15/12/14 08:12

  • Sebastianss

    La vida es así, tan loca y atrevida, tan frágil y tan tosca, hay que saber tratar con ella, sin faltarle el respeto...
    Precioso texto, me ha encantado!

    17/12/14 12:12

  • Sebastianss

    La vida es así, tan loca y atrevida, tan frágil y tan tosca, hay que saber tratar con ella, sin faltarle el respeto...
    Precioso texto, me ha encantado!

    17/12/14 12:12

Más de Benjamin