TusTextos

Quejas ;

No sé como es que te quiten la vida de cuajo, sin preguntar.
No sé lo que es pedir permiso, para llamar a una puerta.
No sé que es lamentarse, por llorar en las esquinas de un bar.
No sé que es perderlo todo en un segundo, sin darte tiempo a reaccionar y abrir los ojos.
No sé que es que te roben los sueños en una noche.
No sé que es querer, sin rencor.
No sé que es llorar, de alegría.
No sé nada de la vida, y de sus triunfos y fracasos.
No sé que es perder, por darlo todo.
No sé aguantar las lágrimas por recordar un sueño perdido.
No sé que es robar el amor, de unas manos ajenas.
No sé beber de felicidad, sin tristeza escondida.
No sé fumar delirios, sin apañarme a un rostro de deseo prohibido.

Sin embargo…


Sé de días sin color, y una sonrisa ingrata escondida.
Sé del vértigo profundo a un cuerpo que quiero mío.
Sé de las sonrisas falsas.
Sé del consuelo por simple pena.
Sé que te arranque el corazón en menos de un segundo.
Sé de ponerme ciega hasta el infinito por el miedo a sentir y a sufrir.
Sé del amor escondido en un cuaderno.
Sé apreciar belleza donde el mundo ve disturbios.
Sé de ver morir a personas que quiero.
Sé de dar un último adiós, sin darte cuenta de que será realmente el último.
Sé de amor puro, de virtud, de apaño escondido, de fuertes besos y abrazos.
Sé lo que nadie sabe por miedo.
Sé que hay algo ahora, no por aferrarme a lo que no existe aparentemente, sino por el deseo de ver paz y tu mirada.


No hay nada que pueda evitar quererte, ni mil años inexistente en mi vida, y en la tuya toda una eternidad escondida.
Ahora solo existe el tiempo como una definición.
No hay palabras que valgan ya, en mi no cabe duda del amor que sentí.
Nada es más fuerte que tu suspiro que ya no existe.
Dar forma a algo que no deseas dar.
Solo heridas, nada triste, simplemente heridas por sanar jamás.
No deseo curarlas, quiero que existan en mí toda la vida que tengo.
He de parar el castigo dado y hacer de ello una penitencia para aprender?

Hay quedan los restos de mi hoy, ya mañana quizás existan otros que vengan a volcar mi vida como tu lo hiciste, de manera extraña sin irrumpir mi libertad encadenada por sentimientos que en una caja guardo por si el reencuentro es rápido.



(Delilah!)
Delilah26 de julio de 2010

4 Comentarios

  • Bierrodot

    Las quejas, los problemas que nos acongojan a veces no se destruyen con nada... los he tirado al camión de la basura, a veces los he abandonado en un bosque lejano y otras, los he llevado a mundos encadenados para que se esclavicen ahí, pero siempre regresan.

    En cambio, las cursilerías, apenas se perdieron en mi jardín para nunca volver más.

    El mundo es una licuadora...

    SALUDOS!

    PASA POR MIS TEXTOS

    26/07/10 06:07

  • Vocesdelibertad

    Más que quejas leo aprendizaje en las partículas que conforman amar, seguramente guardar todo ello y resurgir te dará nuevos brillos.
    Un abrazo fuerte,

    27/07/10 04:07

  • Delilah

    Gracias por leer :)

    28/07/10 01:07

  • Andovi

    que fuerte ole ahi,enhorabuena por plasmar todo esto en unos versos ,son maravillosos

    03/08/10 12:08

Más de Delilah