TusTextos

La Colina

Hicimos nuestra, La Colina, tuya y mía.
Nuestro refugio.
Ayer fui a buscarnos, allí donde nos perdimos aquel día, en medio de corazones rotos y amores no correspondidos.

Y ahí estaba, nuestra Colina, esperándonos impacientemente, como si no hubiese pasado el tiempo.
Como si supiese que tarde o temprano retornaría mis pasos.

Estaba tan enamorada de la vida en aquella época, que aunque me cruzara con cientos de rostros, solo te veía a ti.

Sabía que estábamos hechos el uno para el otro, y también que estaríamos deshechos el uno sin el otro.
Un tenue resquicio de felicidad hizo casi real la existencia del “Amour fou” un amor destructivo, que nos destrozaba y nos obsesionaba, supuso la etapa más efímera y frágil.

Al final duele darse cuenta que lo único sólido que teníamos era esa colina y una canción rota que recalca todos esos besos, risas, abrazos y promesas rotas que hicimos en esa Colina.
Recuerdos que al final se convierten en un placebo para intentar librarte de una realidad que te sigue esperando.

La peor etapa para enamorarse es aquella en la que no tienes ni idea que es lo que quieres hacer con tu vida, y definitivamente nunca tendrás todo claro, pero la frustración de no saber a donde estoy yendo será una grieta fundamental en derrumbe del romance.
Disorder23 de marzo de 2021

Más de Disorder