TusTextos

Mi Testimonio Sobre El Encuentro Con ángeles

Quiero relatarles mi experiencia real con los ngeles. Con toda razn, pero equivocados, algunos pueden considerarme loco, fantico o mentiroso. Asumo plenamente esa posibilidad, y lejos de enojarme, la comprendo. Pero debo decir la verdad, porque torpe como soy, y aunque no la exprese con toda la claridad necesaria, no quiero pasar ni por cobarde y menos an por egosta. No me quiero llevar estas experiencias a la tumba, sin haber intentado compartirla con mis iguales.-
El relato que har es autntico, an cuando sea inconexo o incompleto, transcribo lo que considero ms destacado.

Voy al tema.

Iba yo por calle Coln de la ciudad de Mendoza, y por la vereda contraria, en direccin opuesta, veo un joven caminando solitario con una rama de un rbol en la mano. Me cruzo y le pido fuego. Me responde, no tengo fuego, ojal tuviera fuego. Le pregunto de dnde viene y me dice de una borrachera. De una fiesta. Seguimos caminando juntos mientras dialogbamos cosas superficiales, y cada tanto, el joven, sin soltar la rama de las manos, y sin que yo me atreviera a preguntarle por ello, me deca: Necesitan la lluvia. Me dijo que era norteamericano, y le pregunt cmo nos ven ustedes a nosotros los argentinos? me respondi: Ustedes los argentinos no cumplen con las reglas, por qu no cumplen con las reglas?, es fcil cumplir con las reglas. Seguimos caminando y me dijo : En mi pas no hay rejas, yo odio las rejas. Y como pasamos por una ventana alta con rejas, l las tom, para ilustrar su conversacin. ( En ese momento no me di cuenta, pero al otro da, descubr que la reja era muy alta y no poda nadie tomarla con las manos, salvo que se elevara, pero el joven se prendi de ellas, sin dejar de pisar el suelo).
Seguimos nuestro camino y tomamos juntos un caf. Algo me deca que mi interlocutor no era humano, aunque lo pareca en todo, le suger si no extraaba estar arriba, no recuerdo con qu palabras, y l simplemente baj la cabeza en un gesto raro, como guardando un silencio sagrado. Hizo lo mismo cuando le pregunt si J.F Kennedy estaba en el cielo, ( qu pregunta estpida le hice, pero debo decir la verdad de lo acontecido), despus nos despedimos y sali a la vereda, yo lo espi y simplemente, unos treinta metros ms adelante que yo, mir cmo ascenda al cielo, y desapareca de mi vista.-

Cuando repens el acontecimiento, me sent mal por no haberle preguntado cosas ms importantes, y pens que ya era tarde. Me qued un poco triste y mucho sorprendido y agradecido por la visita.

Otro da, un joven que vena por la vereda de enfrente, me pregunt la hora y se vino a caminar conmigo. En nuestra conversacin advert que lea mis pensamientos y me contestaba antes de que yo hablara. Era cordial y me daba tiempo a expresarme. Tomamos juntos una coca cola. Esta vez tratamos temas ms interesantes, resolv algunas dudas. Y cuando ya se iba, yo pens, sin decirlo ser un extraterrestre? y el respondi, con firmeza pero cordialmente NO! y luego agreg cres en los ngeles? asent con la cabeza, repiti cres en los ngeles? y luego me orden: No ests triste. Todo con alegra. No ests triste

Amigos mos, hablamos muchas otras cosas, algunas personales, otras intrascendentes y otras ms importantes. Algunas cosas, parece mentira, las tengo olvidadas. Yo slo puedo decirles que estas personas eran en realidad ngeles. No dudo de ello. Y quise escribir este relato parcial, y publicarlo, en el da de los Santos Arcngeles, Miguel , Rafael y Gabriel. Bendito sea Dios en todos sus ngeles! Sepamos o no sepamos, todos tenemos un ngel de la guarda que nos cuida, en el nombre de Dios que nos ama. Saludos cordiales.
Fabio02 de marzo de 2013

3 Comentarios

  • Fabio

    La publicación la hice antes en otro foro, de allí el final, referido al día de los Santos Arcángeles, que hoy, 1 de marzo, no lo es, porque fue publicada un 29 de Setiembre.- Saludos cordiales, salud!

    02/03/13 03:03

  • Asun

    Ya me parecía que lo había leído antes, pero si no fue aquí, donde lo he podido leer?
    No se si todos tendremos un ángel detrás, pero si creo cada vez más en el destino, o en algo que nos empuja a actuar como actuamos, a veces en contra de todo pronóstico.
    Saludos

    02/03/13 09:03

  • Fabio

    Lo escribí en textale, delírica y acá... tus textos. Saludos cordiales Asun y gracias, salud!

    08/03/13 05:03

Más de Fabio