TusTextos

Contrato Temporal

Día 280 junto a ti.
Hice de nuestra relación
un contrato vinculante
que exigía permanencia indefinida,
cuando lo más sensato en los tiempos que corren
y para todo empresario,
es un trato temporal
que se pueda ir renovando según se tercie.
Antes creía
que el amor,
el AMOR,
el de verdad,
el amor de película
era ése formado por grandes gestas,
por detalles caros y promesas estilo Hollywood.
Pero quizá
y sólo quizá,
el amor esté escondido
en ese miedo visceral
que me carcome de vez en cuando
cuando nos peleamos
y pienso que ése podría ser nuestro final,
que hasta ahí hemos llegado,
que no hay más capítulos que escribir
ni excusas que contarnos.
Quizá el amor
sea cuando te soy infiel con el insomnio
y le rezo a Hipnos que me ayude,
tratando de no moverme mucho para que puedas descansar.
Igual el amor
es esa hamburguesa en el bar de las afueras,
ése perro en la calle que siempre me paro a acariciar
mientras haces de ello una historia de Instagram.
Puede que el amor
sea cuando salgo corriendo en pleno pánico
y me abrazas,
justo antes de caer dormidos en la cama una vez más.
Puede que sea ésa mirada en el coche,
con la música de fondo
y un millón de tareas que hacer al llegar.
Igual el amor
es que haga la cama cuando estoy en casa
a pesar de que odio hacerla,
solamente para que la encuentres cómoda y acogedora
al salir de trabajar.
Que puede ser que el amor no esté en aquello que decimos
sino en toda la mierda que guardamos,
en toda la magia que callamos
por miedo a cagarla a lo grande
y no poder dar vuelta atrás.
Y es que el amor es algo mundano,
más de a pie,
humano e imperfecto,
lleno de vías de mejora,
de baches en los que aprender a conducir
y domar tus emociones.
El amor es un aprendizaje a cargo vitalicio.
Por ello no puedo ponerle fecha de caducidad
ni una cadena al cuello.
El amor es más simple y puro que todo eso.
Porque cuando te vayas,
si es que te vas,
te querré recordar
después de haber deseado olvidarte.
Porque ahora estás aquí jugando a la Play Station 4
como si un futuro lleno de posibilidades
se extendiera ante nosotros.
Y puede que sea así.
No.
Será así.
Aunque todavía no sepamos si será
en conjunto
o por separado.
Porque romper contigo
no hará de ti un monstruo
aunque así te defina
por la tradición cultural del término ex.
Porque me siento cómoda en días como el de hoy,
en los que yo leo o escribo
mientras tú eres tú a mi lado en el salón.
Qué más da
si acabas siendo una carta más
en la sombrerera
de "A todos los chicos de los que me enamoré".
De ser un recuerdo,
lo haremos sencillamente inolvidable.

De mi blog: myowncarpediem.blogspot.com
Foryou139614 de noviembre de 2018

Más de Foryou1396