TusTextos

La Excusa

El tercer día de cada mes voy a buscar una rosa a la casa de mi abuela. El rosal que ella planto el día que nació mi madre sigue en pie junto a la cerca de madera que separa el patio de la huerta; sus rosas siguen siendo igual de rojas y perfumadas. El mundo cambia constantemente, pero es donde los cambios se vuelven imperceptibles donde más nos duele la perdida... El rosal que sigue en pie es tal vez la visión más dolorosa para mí. El cortar una rosa y verla morir lentamente; llevarla a ese lugar sagrado, donde su cuerpo dejara de ser físico para volverse energía, es parte del ritual que adopte hace ya cuatro años. El rosal es solo una excusa, sé que no es el rosal lo que me asusta, no es el rosal lo que me causa dolor, no son las rosas las que mueren el tercer día de cada mes....
Huarpe22 de abril de 2011

1 Comentarios

  • Ezer

    muy buen texto, huarpe, un saludo

    22/04/11 05:04

Más de Huarpe