TusTextos

Un Angel Muy Especial.

Después de dejar el ordenador; ese aparatito cautivante que te atrapa, cual enredadera a la pared; bajé las escaleras, era una fría noche...Escalofríos!. Me acomodé el abrigo y me heché a andar. Estaba absorta en mis pensamientos con mis manos insertas en los bolsilloa y la mirada fija en la acera. Mi rostro no parecía amigable, era un mal día.
Así, caminaba y caminaba por las calles de la ciudad que me conducirían a mi morada, sin tener conciencia de cuadras, distancias, ni semáforos. Creo que estuve a punto de ser arroyada, sólo escuche un bocinazo estruendoso a lo lejos. No tenía conciencia!, estaba absorta en mis pensamientos y en un dolor de cabeza que me torturaba desde que abrí mis ojos y divisé algo difuso el techo de mi habitación.
Contaba mis pasos y las líneas del asfalto, cuando de pronto algo inesperado...Tropecé con un ser, me enfurecí! Subí la mirada con la peor expresión de mi rostro que encontré en mi inconciente y mis ojos buscaron los suyos, no podía creerlo. Ahí estaba mi buen amigo Angel, sentí vergüenza. No pude decirle nada y él no articuló palabra alguna. En un movimiento me estrechó entre sus brazos, cerré los ojos. Creo que estuvimos entrelazados durante 15 minutos, mas me parecieron un suspiro hondo de alivio.
Entre mi desvario pude notar que había mucho tráfico, me pareció ilógico, pues estaba sumergida en el silencio más dulce y absoluto. Por 15 minutos fuimos sólo él y yo, estábamos insertos en una especie de burbuja que nos alejaba del mundo racional, ruidoso, desalentador y nos sumía en un estado indefinible, pero maravilloso. Sólo me desvanecí y entregué el peso de mis angustias.
Pronto. ambos nos dejamos, me sonrió tiernamente, me besó suavemente en la frente y siguió su camino.
No necesitó decirme nada, pues sabía que yo no necesitaba palabras, sino un abrazo mágico que alienara mis pensamientos enraizados, un abrazo mágico que expulsara de mi ser el cansancio, que me perseguía durante semanas. ÉL sabía que sólo necesitaba unos labios suaves en mi frente que sanaran mis dolores, y justamente no necesitaba más...Después de voltear y verlo alejarse en el horizonte, respiré profundo, una especial alegría invadiendo mis sentidos me sobrecogió y continué mi senda, esta vez mirando al frente y con una sonrisa en mi rostro.
Esa noche dormí profundamente.
Kamy09 de agosto de 2008

3 Comentarios

  • Marisol

    Holi Kamy:
    Es un bello escrito
    de comienzo a fin

    besos y bendiciones.n_n

    09/08/08 11:08

  • Namari

    Kamy, lindo texto... me gust? mucho, lo imagin? y viv?, gracias por compartirlo, Bezotes

    10/08/08 12:08

  • Kamy

    Muchas gracias por leerme.

    10/08/08 12:08

Más de Kamy