TusTextos

El Enviado de Dios.

Como ya sabéis yo había contactado con David por "mail" e incluso por "Skipe". Detalle: David había fallecido hará unos cinco años en un accidente de alpinismo en los Alpes franceses.
El caso es que un buen día me llamó vía Skipe y al atender su llamada me dijo:
"No sólo te doy permiso para que conectes con mi mujer y a mi hijo, sino que además quiero que hagas lo mismo con mis amigos del Más Allá".
A continuación me indicó que para tener tiempo libre me conseguiría un premio de la ONCE de 3.000 euros mensuales.
Y así fue. Al cabo de dos semanas recibí el citado galardón.
Antes de nada le pedí a David la dirección de su casa y el teléfono.
Llamé a su viuda y le anuncié que iría a verla.
"Los amigos de David son nuestros amigos", dijo refiriéndose al mozo que -con gran parecido a su padre- estaba también sentado en el sofá.
Le anuncié a la buena mujer mi poder. Y lo que me había llevado a su casa.
Entre risas nerviosas accedió encantada.
Conectamos el Skipe y...
"Soy yo mi vida. Y estoy bien", dijo David.
Momento en el cual Fransuas se desvaneció. Pero en cinco minutos estaba ya bien y continuó hablando con mi difunto amigo.
Yo, para darles intimidad, me fui al cuarto de sal lado.
Charlaron por espacio de una hora aproximadamente.
Y ya cuando finalizaron me dijo la hermosa viuda: "David quiere hablar contigo".
"Dime, David", señalé.
"Quiero darte las gracias por haberme dado la posibilidad de hablar con mi familia. Y te voy a pedir que hagas lo mismo con mis amigos celestiales. Ya te daré instrucciones. Y repito: Gracias".
Kikovacanillas30 de junio de 2016

Más de Kikovacanillas