TusTextos

Un Castillo En Ruinas

Algo fue el desencadenante de todo esto, y aún me pregunto cómo pudimos ser tan estúpidos…
¿Recuerdas aquella noche? Todo apuntaba a una simple discusión entre dos niñatos que no daban su brazo a torcer tras unos potentes insultos: “Fraggle Rock” y “pequeña estatura”
¿Acaso eso era suficiente para romper ocho años de relación? Habíamos superado todo tipo de problemas juntos, algunos más grandes, otros más nimios y absurdos, pero siempre fuimos capaces de salir ilesos de aquellas situaciones.
-No te vas a librar de mi tan fácilmente- decíamos siempre después de cada discusión, y fue el tiempo el que nos demostró que esas palabras no podrían estar más lejos de la realidad. Bastaron dos palabras certeras como flechas para desmoronar un castillo construido piedra a piedra durante tanto tiempo.
Aunque tampoco nos vamos a engañar, el castillo llevaba bastante tiempo en ruinas, y pese a que su penoso estado no era apreciable a simple vista ya que seguía luciendo igual de grandioso, los propios residentes sabían sobre aquellos problemas; las vigas rotas, los pilares a punto de derrumbarse y las paredes agrietadas evidenciaban a gritos que era necesaria una reconstrucción, la cual ignoraron por completo.
Y fue entonces, en el peor momento, cuando llegó un débil y cobarde ataque. Tan sólo dos flechas de punta hueca fueron suficientes para derribar aquel colosal monumento “eterno”, haciéndole ver como un azucarillo dentro de una bebida caliente.
No fue la propia potencia de las flechas, sino el demacrado estado del castillo el que hizo que nos invadieran, y con ello, cayera nuestra amistad.
Lobo24 de septiembre de 2020

Más de Lobo