TusTextos

El Sueño Del Mundo

El mundo se tiñe de un azul oscuro, las luces se apagan, el silencio inunda las calles, no se oyen ni niños, ni pájaros…la tierra duerme. Pero esta vez es un sueño compartido, todos yacen en sus camas con los ojos cerrados y una sonrisa en los labios. Cada uno se envuelve de una felicidad pasajera, durante los dos siguientes minutos no habrá nadie que empuñe una arma, nadie que llore, nadie que mate, nadie que pase hambre, nadie que se encuentre solo…Durante estos dos minutos, cada uno paseara por los rincones que siempre había querido pisar, hablará con aquella persona a la que quería decirle tantas cosas, amara a aquel ser prohibido, viajara al paraíso. Todo sin ningún remordimento, porque se trata de un sueño del que se puede despertar, dónde puedes amar sin luego sentir la pérdida, que puedes dejar de trabajar porque no necesitas dinero, que puedes salir de fiesta cinco noches seguidas y seguir con ganas, que puedes quedarte en casa acurrucado en tu cama viendo pasar el tiempo, y el tiempo deja que pase sin más.

Soñaron durante dos minutos enteros, dejando volar los sentimientos, los deseos y los placeres. Les dieron dos minutos de permiso. No había normas, responsabilidades. Sólo dejarte volar. Fue tanto el placer que experimento la humanidad que al pasar dos minutos de felicidad suprema, sin ataduras, se les hizo muy difícil abrir los ojos. La realidad que todos vivían ya la conocían, no había posible el cambio sin consecuencias. Creían haber vivido su sueño, no podían creer que su realidad fuera con los ojos abiertos, así que cada vez las luces se apagaron antes, la gente no llegaba puntual a trabajar. Todos intentaban volver a su sueño, a su interior, donde todo lo querían pasaba, donde los engaños no existían, donde la sonrisa se escuchaba en cada rincón…
Fueron pasando los días, las noches y el mundo se impregnó de un color gris, de un silencio que enfriaba el alma. La gente había perdido la ilusión en su propia vida, en su propio mundo. Pero un día el sol decidió salir en el corazón de los habitantes del la tierra gris y rompieron con su agarrada tristeza del que no tiene fe para lograr vivir sus propios sueños. La gente dejó relaciones monótonas, otras se casaron de repente, empresarios se hicieron cocineros, cocineros empezaron a hacerse cantantes y muchos cogieron las maletas y empezaron una nueva vida en su paraíso particular. La tierra parecía ajetreada con tantos cambios, nadie parecía estar en su lugar, todos estaban aprendiendo de sus sueños, con la ilusión de un niño, del cambio, de la novedad, del creer…Fueron meses de intensidad.

Unos años más tarde, nadie quería dormir, querían aprovechar cada segundo de su nueva vida, de aquella que parecía un sueño. Los habitantes de la tierra descubrieron que con soñar no basta, se necesita el riesgo y las ganas para lograr vivir el sueño mientras se está despierto.

- Cada uno decide si soñar o vivir su propio sueño -
M01 de diciembre de 2013

Más de M