TusTextos

Blanca Aventura

A unos centímetros de su nariz los copos de nieve caen suavemente, la pequeña lobezna se pregunta que serán aquellas motas blancas que caen del cielo, como hadas que danzan entre la blancura del paisaje. Vencida por su propia curiosidad se levanta perezosamente y sacando su delgado hocico intenta saber el origen de tan interesantes cosas.

Un copo cae exactamente sobre su nariz, haciéndola estornudar, está fría, pero es una frialdad que no da mas que diversión, además su nariz se aclara con el estornudo. Voltea a ver hacia su madre, ella está dormida aún, trata de despertarla frotando su nariz con la de ella, pero solo le responde con un bostezo antes de quedarse de nuevo dormida, así que solo queda un camino: limpiándose las patas se dispone a pasear ella sola.

Los tres primeros pasos son inseguros, el camino está congelado, la suave alfombra dibuja sus patas con cada paso, y no se derrite, con lo cual ella va cobrando cada vez mayor confianza, hasta llegar a correr alegremente. Un conejo que salió a buscar algo de comer alza la vista al percibirla, tiene en el hocico un nacimiento de un pequeño árbol, el cual come rápidamente; dándose cuenta que capturó la atención del conejo la lobezna comienza a imitar los movimientos que hace su madre cuando caza, sus movimientos se hacen mas lentos, agacha la cabeza y apoya su peso en las patas traseras.

Con un pequeño brinco se lanza sobre el conejo, quien fácilmente la esquiva, y escapa rápidamente hacia su madriguera, ella se queda un poco confundida, realmente solo quería jugar un poco con su nuevo amigo, todavía es muy pequeña para cazar, así que no sabría que hacer si en verdad hubiera alcanzado al conejo; olvidando rápidamente al conejo se dispone a explorar la parte trasera de su madriguera invernal.

Oliscando por todas partes encuentra una bellota, que rezagada quedó colgando del árbol donde se encuentra su casa, recordando las enseñanzas de su madre, que las bellotas también son alimentos trata de alcanzarla, sin éxito; de pronto, un soplo de viento sacude las desnudas hojas del árbol, haciendo caer la bellota, asustándola. Enseñándole los dientes por el susto se queda quieta hasta darse cuenta que no le hará daño, y se acerca para olerla cuidadosamente.

Tres intentos van de tratar de romper la dura cáscara pero sin poder lograrlo, enojada por el fracaso resuelve llevarla hacia donde está su madre, seguramente ella sabrá como romperla cuando despierte; colocándola cuidadosamente entre sus patas se arrellana junto a su madre, un ligero escalofrío recorre su cuerpo, realmente hace frío allá afuera, por lo que mete su nariz entre el cálido vientre de mamá, el lugar donde se siente mas segura, poco a poco sus hermanos comienzan a reunirse en torno a ella, no despiertan, pero el calor que desprende su madre alcanza a calentar a todos, invadida poco a poco por el sueño la lobezna se va quedando dormida, con la bellota entre sus patas, fruto de su pequeña primera aventura en el blanco paisaje del invierno.
Marioignacio04 de junio de 2012

1 Comentarios

  • Marioignacio

    este es mi primer cuento publicado en este espacio, poco a poco ire subiendo, primero los que ya estan capturados y despues los que vaya escribiendo por computadora, a quien tenga a bien leer mis trabajos solo le pido que sea sincero, aunque son por gusto y desahogo me encantara que me digan que les parece el fruto de mi imaginacion.

    04/06/12 10:06

Más de Marioignacio