TusTextos

Guerra Imaginaria

Hace ya mucho tiempo que la tierra y sus habitantes no son lo que hemos conocido, recordemos que la raza humana tiene un sentido natural para el auto exterminio y hace tiempo eso tomó un matiz fatídico. La tecnología bélica y la ingeniería genética han sido siempre campos vastos e infinitamente accesibles al ser humano, por lo que los adelantos son cosa de todos los días, y por supuesto que la milicia saca provecho de ellos. Después de haber creado todo tipo de bombas y misíles, de crear los artefactos para inutilizarlos, de especializar los escudos contra todo tipo de ataque los humanos encontraron el camino para hacerse de uno de los armamentos más mortíferos y eficaces en la historia: los animales, especialmente los insectos y algunos mamíferos pequeños, tales como topos y ratas. Manipulando su ADN son absolutamente fáciles de convertir en armas con instinto, capacidad y sobre todo imaginación y aprendizaje para acceder aún en los sitios más protegidos.

Dentro de esas guerras varios aspectos se hicieron notar. Primero, esas armas biológicas eran demasiado eficaces para atacar y destruir el objetivo, que siempre era alcanzado y a veces las expectativas eran sobrepasadas, pero algo que inquietaba a los científicos era que si por alguna razón los ejércitos de insectos, aliados o enemigos, se encontraban uno con otro en las rutas de ataque no se tocaban, aún cuando fueran enemigos naturales, sino que establecían una especie de tregua, y continuaban su camino.

Aunado a eso una serie de incidentes anunciaron algo que no se entendió sino mucho después. Todo el mundo conoce las figuras aparecidas desde hace mucho tiempo en los campos de cultivo de todo el mundo, mucha gente ha asegurado que esos dibujos contienen mensajes extraterrestres, otros que solo son charlatanerías. El caso es que una mañana apareció un extraño dibujo, era como una hormiga, al poco tiempo apareció una abeja, después un escarabajo, y así sucesivamente fueron apareciendo muchos animales; por último una tarde fue visto el último de los dibujos, el cual contenía todas las figuras animales aparecidas hasta entonces, tan gigantesco era que solo con fotografía satelital se pudo obtener la imagen con la totalidad de su contenido.

Dos días después aparecieron nubes de un extraño color violeta, que cubrían grandes extensiones, la lluvia que liberaban era picante, muy caliente y provocaba escozor en la piel, y solo en la piel humana. A su paso borraron todos los dibujos animales que habían aparecido.

Al poco tiempo comenzaron los ataques, nubes de insectos infestaban poblaciones, ciudades, todo asentamiento humano, inclusive las bases militares y sus propios laboratorios, arrasando todo ser humano. Los roedores entraban a las casas y devoraban todo lo que encontraban a su paso, hasta cadáveres o gente aún con vida. Pronto los científicos encontraron la respuesta a esos ataques inesperados: aquellos animales que habían sido manipulados y convertidos en armas comenzaron a organizarse entre especies, crearon alianzas y diseñaron estrategias de batalla muy complicadas, dando como resultado un ejército de verdad imbatible. Quien les había dado esa inteligencia o cual era el motivo seguía siendo un misterio.

Tres habilidades implantadas eran las más temidas por los humanos, sin contar que las habilidades naturales de los animales habían sido aumentadas. Una de ellas era la habilidad para descubrir trampas y sistemas de defensa, la capacidad de destruirlas e inclusive para utilizarlas en provecho propio; la resistencia casi total a cualquier tipo de veneno o pesticida conocido creado por el hombre hasta ese entonces y por último la agresividad, exacerbada cientos de veces en los laboratorios.

Aquellos animales modificados habían sido diseñados para ser estériles, con un periodo de vida muy corto, sin embargo después de la lluvia violeta su organismo cambió; especimenes capturados y estudiados dieron información de que habían desarrollado total capacidad para reproducirse, y más preocupante aún, su periodo de vida se había alargado tanto que un insecto que vivera solo unas horas podría vivir un año completo, lo que les daba una capacidad de aprendizaje sorprendente, y ese conocimiento pasaba de una generación a otra.

Aquellos ataques en masa diezmaron la población humana al grado de casi desaparecerla del planeta, sin embargo algunos lograron sobrevivir. Gente con mucho conocimiento logro descubrir maneras de protegerse de aquellas nubes mortales de insectos, de aquellas oleadas de animales rastreros. Aunque solo eran instrumentos de protección y defensa les dio oportunidad para aumentar el número de la población.
Marioignacio15 de junio de 2012

1 Comentarios

  • Marioignacio

    Solo una manera de imaginar que pasaría si nuestras investigaciones se volvieran contra nosotros

    15/06/12 03:06

Más de Marioignacio