TusTextos

Pequeña Historia de Amor

Esperando junto a tu puerta un milagro,
sales resplandeciendo en una noche embriagada de misterios,
la ansiedad nos invita a un breve lapso de risas,
al mismo tiempo que las cosas ocurren, sin tiempo para reparar en ellas.

Ya más oscura la sensación de abandono,
vuelven a contramano las señales de tus ojos, un andar errático en tus pasos.
Desalojando de mi corazón algunos recuerdos oxidados,
reincidiendo por momentos en los sueños tan anhelados.

Me pides que escriba cosas alegres, que ría más a menudo,
me dices que todavía queda luz en mi mirada.
Sigamos sin palabras, sin amor y sin traición,
sin principio y con final,… pudimos ser parte de aquel retrato feliz mujer.

Esperando junto a tu puerta un milagro,
ya no te acariciarán mis cuentos de desvelo.
Dicen que no importas demasiado, dicen que el tiempo todo lo cura.
Solías llorar por tu reflejo en los espejos de la vida.

Algo en mis mejillas hace que se sientan más frías,
me cuesta, algunas noches, poder hablar con normalidad.
Mi corazón como anfitrión de tus incertidumbres,
una rutina que imponen los años, una rutina a la cual no me acostumbraré.
Martinariel28 de junio de 2011

1 Comentarios

  • Grekosay

    Saludos:
    Las palabras fluyen de tu creatividad. Son tan intensas que, cada una de ellas requiere un tiempo para alcanzar ser totalmente comprendida. Intenso, por los cuatro costados. Es la forma en que somos capaces de transformas las vivencias en estas geometrias emocionales, gramaticales, plenitudes de sensación. Extraordinario el final...sincero y fiel. Gracias.

    19/07/11 03:07

Más de Martinariel