TusTextos

Grupo Omega - Parte 3/16

Tras levantarse del sillón del escritorio, dio la vuelta y abrió los archivos. Buscando con sus dedos finos entre las carpetas, comenzó a balbucear los apellidos que leía. Levanto con las yemas una carpeta ligera, de cartón calor madera, con el apellido escrito.
-Familia López. Sergio y Josefina. La mujer de el dueño de casa fue desaparecida hace tres meses y medio. En la denuncia, la chica dice que vio a unos hombres de saco entrar a la cueva que esta al pie del cerro Peña.
Cerro el expediente y abrió una carpeta que tenía el Rotulo “Oasis”. Continúo buscando el cerro en el índice. Luego abrió la página ciento cincuenta y siete.
-El cerro tiene una altura de 750 metros sobre el nivel del mar. Se le conoce un sistema de cuevas naturales que fueron habitadas por indígenas hace mucho tiempo. No es un lugar de interés, ni siquiera tienen luz. Debe haber algo dentro para que un grupo de gente entre y no salga más.
-Posiblemente diamantes u algo de mucho valor.
-hay leyendas aborígenes de un rio subterráneo donde se hacían distintos tipos de ofrendas animales a los dioses del inframundo. Al parecer, adoraban a estatuas de caliza que hacían con las imágenes de sus dioses al tallar en la montaña.
-entonces no es completamente natural.
-solo las estatuas jefe. El resto se exploro en 1928 por un grupo de geólogos, llegaba a profundidades inmensas donde el aire es muy frio.
-voy a tener que ir solo con mi equipo de visión nocturna.
-mejor tener cuidado. Muchas veces, larga gases combustibles cuando las piedras son mojadas.
El jefe se puso su auricular. Estaba conectada a una radio en su cintura. Se vistió de negro en el vestidor de atrás, y cargo dos rondas completas de balas para la pistola, en un bolsillo de su pantalón.
-¿es muy húmedo ahí abajo?
-A veces algunos acuíferos se filtran por las paredes. Seguro terminas encontrando algún que otro rio bajo tierra.
-ya estamos, termine de vestirme. No perdamos más tiempo.
El jefe subió a su patrulla, Martina manejaba. Cuando llegaron a la entrada de la cueva.
-cuídese ahí abajo jefe. Si necesita información avíseme. Cuando este por llegar a la salida llámeme y lo busco. Hay una salida por el sur.
-escóndete bien Martina.
El jefe se adentro a las cuevas, volviéndose uno con las sombras. Su vestimenta de color negro ayudaba mucho en casos de sigilo por las noches, sencillo y ligero para realizar cualquier movimiento que fuese necesario, pero sacrificando capacidad de cargar cosas.

2. Inserción entre los colmillos del lobo

-según el informe geológico del grupo Aschwiston que exploro la cueva en el 28, hay una serie de cámaras interconectadas por pasillos. Los niveles inferiores al tuyo se llegan por medio de una grieta en el nivel dos. Solo vas a ascender hasta el nivel cuatro. Aquí pone que el grupo explorador hallo una gran cantidad de objetos religiosos de los indígenas.
-posiblemente encuentre algún que otro ídolo de oro oculto por ahí. Voy a llevarte unos bonitos pendientes cuando vuelva.
-no creo jefe que encuentres mucho. De haberlos escondido, hubieran usado los niveles inferiores.
-que pena. Un aumento no hubiese venido mal. ¿Es posible que los escondieran para venderlos después de la depresión del 29?
- ciertamente. Vendieron sus objetos menos importantes el verano de ese año.
Ya dentro del primer pasillo del nivel uno, la luz se hacía muy tenue. Por lo que existió la necesidad de usar la visión nocturna. Tras hacerlo, continúo hablando, en medio de un pasillo verdoso.
- Y guardaron el resto para después, que hábil.
- O que suerte.
El pasillo de piedra, lisa y reluciente por la humedad adherida, acababa en una sala no muy alta. Perfectamente pulida, con un suelo áspero. Podían verse varias cajas de madera, y una mesa de piedra, posiblemente un antiguo sitio de ofrenda a los dioses, con un enorme volumen de hojas.
Al acercarse al altar, se escucharon unos pasos acercándose. Moviéndose con velocidad, salio de escena. Tras esconderse, comenzó a escuchar la conversación. Eran dos hombres, calvos, de una altura de casi dos metros. Con una voz ronca y vestidos de traje.
-¿entonces los ídolos aparecieron?
- si, estaban en una cueva inaccesible tras la grieta que hay más arriba. Tuvieron que tirar un puente de madera para cruzar. Pero moverlos es muy difícil. Están escavando en la montaña para sacarlos por la cámara donde estaban.
-esos del grupo Aschwiston pusieron que eran todos de caliza. Se olvidaron de anotar los otros, de oro.
-idiota. No los anotaron para fundirlos en lingotes de oro. Después los venderían.
-ah. Tío, siempre un listillo tu.
Se quedaron un rato en silencio mientras caminaban tranquilamente al altar. Tomaron uno de los papeles con un sello militar, leyéndolo bajo la luz del santuario, que siendo tenue, obligaba a forzar la vista.
-tío, ¿Qué es ese papel?
-son del envió que nos llego. Una carga de munición para magnum .44, es la única arma que podemos conseguir por aquí. Además de los rifles MJ-42 que nos enviaron de Irlanda.
-¿no hay nada menos aburrido?
-si, un librito para colorear para ti, tío infantil.
-¿Por qué eres tan violento conmigo?
-¡porque eres un estúpido, joder!
Por las palabras que usaban, estaba claro que eran españoles. ¿Pero qué relación uniría a este grupo con los irlandeses? Eso era un misterio aun por develar. A pesar de los conocimientos en grupos de guerrilla, de fuerzas especiales y de tratados que el jefe poseía, nunca había escuchado sobre españoles aliados con ningún grupo de Irlanda.
-aquí hay algo, tío. Es una carta de Franco durante su gobierno. No sé que hace aquí, debería estar bien guardada.
Ambos prendieron una linterna y comenzaron a leer. El primer fragmento era, obviamente, demasiado solemne para prestarle atención, además que son las obvias fanfarronadas de cualquier discurso. Cuando llegaron a las clausulas.
“…Se hace constar que hoy día, bajo la fecha mencionada anteriormente, se crea la asociación de defensa civil anti delito, de ahora en adelante ADCAD, cuyos fines serán:
- La protección de la ciudadanía española de la delincuencia.
- La actuación inmediata de proceso y ejecución de sospechosos de actos ilícitos.
- La protección del mandatario en turno.
- Protección de la economía ante amenazas externas, y de ser posible, el impulso de la misma.
Para el logro de estos objetivos, es de exigencia máxima el completo entrenamiento físico y armado de los integrantes, y es de suma importancia el entrenamiento en espionaje. Por lo tanto, el anonimato del grupo es crucial…”
Terminando de leer, ambos prendieron sus linternas y apagaron la del templo. Llevándose el acta.
-ese papel es muy importante. Tienes que conseguirlo para el informe que debemos presentar a el cuartel.
-ya me encargo. ¿Grabaste todo Martina?
-si, también lo anote todo. Este grupo ADCAD no me figura en ningún lado. Estos tipos han permanecido ocultos muy bien desde hace años. Es un descuido que ese papel no esté en un lugar seguro.
-era una fotocopia del acta original. Se veía blanca y brillante la hoja.
-¿para que llevarían ese papel delator por ahí?
-ya lo vamos a saber. Pero primero, estoy en una fiesta, y me falta una compañera de baile.
-hombres… ponte a jugar con ese cuchillito. Abre una caja y recoge el rifle que quieras.
Un cuchillo de acero de borde curvo y filo liso era la multi herramienta favorita del jefe, suficientemente fuerte para cualquier cosa, inoxidable, y sobre todo, extremadamente filoso, tanto es así, que su funda tenía una borde metálico que lo afilaba y limpiaba cuando se guardaba y sacaba, además de evitar que se corte el cuero de la vaina.
Hiso palanca en uno de los bordes con un costado del cuchillo para levantar la tapa, luego, con las demás esquinas. Tras esto, basto con forzar uno de los costados para abrirla.
-rifle MJ-42. No sé cómo hacen, pero siempre me lo dejan a disposición.
-si…investigue un poco por la red y encontré esto: Rifle de francotirador MJ-42, de cañón corto y estable, lentes de zoom óptico x42, con display de munición y peine cargador de hasta 20 balas de calibre 44. Puede quitarse el lente para hacerlo un rifle de asalto ligero y preciso. Con opción de laser y dardos eléctricos apropiados. Alimentación de Batería de Litio y panel solar, manual o semiautomático… es lo último que el grupo IRA a fabricado para usar en todos sus asaltos o en sigilo por su versatilidad. Puede usarse con balas de salva apropiados…
-dispara una balas tremendas también, y el cargador es enorme y pesado. Bueno, nadie es perfecto. Este Lo conozco, es el mío, Martina. Tiene mi número de identificación.
Avanzar no es difícil con un arma tan liviana. Los pasillos se angostaban más, y se volvían más oscuros y fríos. En una sección solo se podía pasar a gatas, tras la cual estaba la sala superior de nivel dos. Había una serie de ídolos de piedra distribuidos en la cámara, sosteniendo la montaña, con rasgos grotescos y posturas soberbias. Portando hachas o lanzas largas. En las paredes había dibujos de cacerías antiguas y algunos caballos.
Los indígenas de la zona eran agricultores reconocidos. Fueron los precursores en el diseño de canales de riego que alimentaban todo el oasis. Solían ser muy pacíficos, pero con la llegada de los colonizadores, se volvieron muy hostiles, aliándose con tribus de zonas cercanas para hacer frente a los invasores. Durante décadas, lograron proteger esa zona, formando comunidades de distintas etnias.
Mastera17719 de septiembre de 2014

1 Comentarios

  • Mastera177

    tercera entrega de la narracion. abarca desde las paginas 11 a 17 del texto original, una pagina extra debido a que una de ellas no fue llenada del todo. como siempre, disfrutarlo.

    19/09/14 05:09

Más de Mastera177