TusTextos

Fernando

Fernando, el hombre al que nunca se le escuchó un discurso pronunciar, pero con su sabio actuar, con su manera de hablar y de trabajar, de chicos y grandes, en su Francisco Luis, de ciegos de sordos, de todos, se hizo amar.

FERNANDO

Fernando el hombre de los fuertes abrazos,
siempre la Francisco Luis, fue engalanando,
el Maestro, el escultor de tiernas manos.
¿A dónde han ido a parar tus pasos?

El intérprete, el modelo, el genio creador,
corriendo de aquí para allá, sin descansar,
llenando cada espacio del colegio de felicidad.
!Cúanta soledad, cúanta tristeza ahora que no estás!

Los niños, las niñas, los muchachos, todos los maestros,
vemos menos rayos de sol iluminando a nuestro colegio,
ahora que tu sonrisa y tus brazos no dan bienvenida,
ahora que el desafiante destino refirma tu partida.

Todos guardamos en nuestros corazones un ramo de olivo,
fresco, con el verde esperanza, con el suave aroma a destino,
aquel que dejaste en nuestros corazones al verte sembrar,
miles de semillas en este altar, al que hiciste tu eterno hogar.

Los niños pequeños que quieren un canto de pájaro escuchar,
las niñas que se quedaron sin sentir el tierno abrazo de Papá,
los gatos que con cocas de agua, en las mañanas se escuchan maullar,
todos, todos, preguntan, ¿dónde estás? y si algún día, !regresarás!
Piedadacostaruiz28 de julio de 2012

Más de Piedadacostaruiz