TusTextos

Un Pliegue de Su Piel

UN PLIEGUE DE SU PIEL
















UN PLIEGUE DE SU PIEL














UN PLIEGUE DE SU PIEL






Ada hora, soplo de efigie preñada
Clamó de su perpetuo lecho;
sediciosa, venciendo mí desfiladero
en la ralea de mi vano eterno
ceñir en su piélago
con indivisos los tesoros allanados
y atávico, único su ruego posado.


Hunden mis gemidos, el emético que fui
se devasta y su desnudo se dilata en mi declive
huérfano; su gallardete ha tomado mi quebrada
el suave orfeón de su pose me ha silenciado:


No consigo parar de mirarla.


Alcides dichos, exclamo, al ver su sollozo, me postro en su piel
para sosegar mí deseo:


Me trocaré en el torrente diestro
indagando los matices crecidos de su sublime cuerpo,
me abrazaré a él con mis miembros
como las enjambres ciegan el cielo
negando la luz vencida de mi fuerza en su lecho.


La acometida del piélago sumiso
se zarandea ante su furor.


Mamba negra, que sisea, por el doquier de su libido
en su pecho erótico, embebiere una quimérica pasión,
cuya pócima me deserte, al faltar la fricción de su cuerpo.


He visto el cuerpo, desnudo, y enloquece el sentido;
ya que su piel relega mi castigo, y vida dan sus senos,
y he de beber de su sexo gota de vida, viviendo otra vez.


Es oasis de agua en el desierto de mi destierro,
hospicio, semblanza de la piel blanca de su cintura
ocaso en el desierto de su vientre y alborada al mismo tiempo,
en el anochecer de la gnosis, el apetito me hace culpable
reo del desfiladero inmortal de sus senos,
camposanto de las ilusiones de ser enterrado en ellos.


Planean ilusiones, como retratos
como sobrevuelan los albatros sobre la mar
un cuerpo desnudo en la cama, sueño
pinto a su desdén un amor sagrado
engalanado de ella, de su espíritu, y su desnudez.


Reposa el ajuar, supino en la silla
dos entelequias que miran desnudos al nirvana
Gatean sus intemperancias, errando eternas
se aciertan yaciendo, al unisonó
al fervor de un viaje que los aleja;
a cada segundero que salta, un codicia se vuelve realidad
y todas las conmociones de su cuerpo, esgrimen mi senda.


Quiero comprenderte, seducirte, concebirte,
declamar poesía encantada que alcance el alma tuya,
recitarte un poema seducido y una canción admirada.
Desiste de las penumbras, yo seré la luz en ti,
armado de amor, te inundare de él
bien amada mía, Cruz, Rosario, de mi destino.












Este poema no tiene sentido si no se escucha esta canción.

Sonó durante novecientos kilómetros,mientras las palabras murmullaban su orden, en poesía.



https://www.youtube.com/watch?v=hJ9WB4l-yWU

Polaris04 de mayo de 2017

3 Recomendaciones

4 Comentarios

  • Princesa_leia1976

    Alucinante.

    05/05/17 11:05

  • Sabina

    Polaris, que fuerza y sentimientos tienen tus poemas, los escribes con las tripas, te digo sinceramente que son una verdadera pasada, pero este en concreto, bueno. no encuentro la palabra para calificarlo.

    06/05/17 04:05

  • Chay

    Buffff....que explosión de emociones y sentimientos!!! Haces k regresen todos los placeres terrenales a los resquicios de mi cuerpo....alguien que es capaz de hacer sentir lo que escribe,merece todos mis respetos.Tú ya los tienes,Pol.¿O quizås es que no eres de este planeta?Todo puede ser....Un abrazo,desde la Tierra.



    27/09/17 11:09

  • Polaris

    Eres muy atenta conmigo, tal vez no merezca tanto elogio, pero desde luego tus palabras saben a gloria en mis retinas.

    Gracias Chay, un millón de gracias, es imposible agradecer tanta amabilidad y pleitesía.

    Gracias otra vez, mil veces gracias.

    Pol.

    30/09/17 01:09

Más de Polaris