TusTextos

Historia de un Sueño Angustioso Adolescente

En una noche en la que cre que iba a soar con mi ex-rollo o ex-loquefuere, -(un sueo tambin angustioso, seguramente)- me met en la cama, despus de escribir en mi diario -(que aun me resulta extrao verme escribiendo uno)-, intentando no pensar en nada. Lo que nunca imagin fue tener un sueo de de tal ndole. El sueo me marc, as que lo recuerdo como si estuviera ahora mismo dentro de l.

Como soy un adolescente, y adems un poco stiro, no es de extraar que el sueo empezara de esa forma: en unas duchas mixtas. Si, si, has ledo bien, mixtas, chicos y chicas. La habitacin donde estaban era enorme, como un gimnasio entero, con dos apartados separados.

No s porque, yo ya estaba dentro y saba que tena dos partes, y al ver que en la que estaba haba chicas y chicos -(miraba mucho a las chicas, claro est, pero, si no lo recuerdo mal, no se distinguan ms que las piernas, las toallas, los hombros y la cabeza. O sea se, estaban bastante cubiertas Los chicos el pecho y poco ms. Muchos estaban vestidos.)- me asome a la salida. Vi, sin sorpresa, que haba porteros en las entradas, como en las discotecas, que impedan el paso a chicos y chicas indiscriminadamente. Al parecer dejaban pasar a quien les vena en gana, porque, en ocasiones dejaban fuera a verdaderas diosas.

Me di cuenta de que al otro lado de las duchas tambin pasaban tos y tas, que es lo que fui a comprobar. Incluso me acerqu a los guardias para asegurarme y, ya de paso, ver de cerca como vetaban la entrada a ese paraso a ms de una que protestaba y fardaba de cuerpazo. Yo le daba la razn, pero ni por esas.

Cuando volv donde supuestamente tena mi ropa -(creo que yo iba en cueros, aunque, a esas alturas del sueo, parece que no era el nico, porque mientras me mova entre los baldosines de aquel bao, vi algn que otro ombligo femenino, cosa que me resulta muy sexyser por eso En los sueos suelen aparecer lo que ms nos gusta Y ya puestos a extender el parntesis, dir que las chicas tenan una piel bastante bonita, que pareca suave, de tonos blancos, rosados y alguno algo moreno, y eso me gusta. Sorprendentemente es en lo nico que me fij ni pechos ni agujeros negros)- en la primera taquilla segn dobl una esquina (si, haba tambin taquillas) haba una chica que estaba siendo insultada por un niato bajito y que pareca de los ms jvenes, aunque tena ya los 18. El personaje, que no se le poda llamar de otra forma, le llamaba gorda. Yo mir a la chica y la vi cabizbaja mientras se secaba las piernas con una toalla. No era gorda, tampoco era una miss, era normal. Yo, como no pensaba as, y tambin un poco por compasin, me enfrent a l.

Le salt:

-Pero qu dices? Cllate, payaso!-

l me mir, los amiguitos que estaban rindose pararon, y dijo:

-A ti que coo te pas? La cosa no va contigo.-

Y, amenazndole e intentando zanjar la cuestin dije enfadado:

-Como no dejes de molestar a esta chavala, te meto un puo!-

Despus de eso no pas nada, no s porque.

El da pas (en el sueo, como un corte de una peli) y volv a aparecer yendo hacia el colegio. En la entrada me encontr al mismo faltn de las duchas.

Cuando me vio dijo:

-Mira que capullo Gilipollas!!! -(gritando)-

Yo, que iba con unos amigos con los que suelo hacer mucho el tonto, dije sin sentido:

-Eeiinnn? Toliii!!-

Otros das pasaron mientras la rivalidad entre ese chico y yo aumentaba. Era tal la enemistad que tenamos que, un da, nos peleamos. -(La pelea no se vea en el sueo, pero lo saba)-

Un da el muchacho apareci con una escayola al colegio Como los sueos a veces no tienen sentido, otro dia distinto del sueo, a la salida del colegio, apareci con sus muletas reglamentarias y le vi metindose a un coche por la puerta del conductor. Miraba como, despus de haber arrancado el motor, intentaba conducir el coche hasta la verja de hierro de la salida de coches del colegio. Pareca que no poda por culpa de la escayola y le dije:

-Hombre de dios Pero vete andando, que s que vives cerca y si vas conduciendo con la escayola te la vas a pegar.-

Un chico mayor que estaba dentro de un coche delante del suyo, que al parecer era su hermano -(ya he dicho que los sueos son extraos a veces, porque si era su hermano, por qu no le llevaba l y ya est?)- dijo dndome la razn:

-Aunque os llevis a muerte, este chaval tiene razn. Vete andando, con las muletas, que para eso son.

Y yo dije:

-Eso. Y as vamos los dos juntos y charlamos-

Y eso parece que fue lo que pas. Nos fuimos los dos, acompandonos el uno al otro y hablando de quien sabe que. Creo que fue entonces cuando supe su nombre: Javi.

Pocos das despus me entere que l estaba en el hospital. Nos habamos hecho bastante amigos, adems de que yo crea que esa escayola y su respectiva rotura eran mi culpa, por la pelea, y me preocup. Fui a verle al hospital y me lo encontr en una camilla, con un gotero puesto. Pareca simplemente leve. Le salud, le pregunt cmo estaba y si poda moverse.

Dimos un paseo por los pasillos del hospital, el con sus dos muletas y yo llevndole, al parecer, -(porque si no, no s cmo podramos movernos)- el suero con el tpico soporte de hierro con un gancho. Hablamos de muchas cosas: de chicas, de la vida, del amor, del odio... Cuando llegamos a una parte de pasillo donde haba asientos yo me sent. El se qued de pie, con cara de preocupacin. Yo lo note y le dije:

-Oye Javi, qu te pasa? Y no me digas que nada porque te veo demasiado serio como para que no pase nada. Ms que serio, preocupado.-

l, manteniendo aun la cabeza hacia abajo, dijo:

-Las enfermeras y los medicos han dicho que no es una simple rotura. Dicen que seguramente debajo de eso haya algo ms grave, - (subi la mirada un poco, mirando hacia una ventana hacia el infinito)- algo canceroso o parecido

Apart la vista del infinito y la pos en mis ojos con una tristeza aterradora Dijo finalmente:

-Algo de lo que seguramente no salga. Carlos me voy a morir-

Entonces mi corazn se estremeci y mi mente, fuera del sueo, empez a sentir una leve angustia.

Me asust, al recordar la pelea y dije:

-Qu? No Yo yo no quera hacerte esto. No crea ni saba que por una patada sucediera esto Yo lo siento yo -(Baj la cabeza casi hasta el infierno y me la sujet, estaba a punto de llorar)-

l neg con la cabeza y dijo:

-Una simple patada no produce algo tan grave como un cncer, Carlos No te culpes porque t no has hecho nada.

Sus palabras me aliviaron pero aun estaba triste y angustiado por todo.

No s si llor entonces o si le abrac o qu hice Ni siquiera recuerdo acompaarle de vuelta a su habitacin

Hubo un nuevo corte en el sueo y aparec en mi casa, jugando a lo que parecan los juegos de Javi en mi consola Aun con la preocupacin y el dolor presentes, apagu la maquina y puse la tele. Aparecieron sbitamente las noticias sin ser la hora, y sali el presentador hablando:

-Acaba de morir un chico de 18 aos en el hospital de Cruces el Vizcaya, llamado Javier, a causa de un cncer en la pierna. Al parecer esa clase de-

Mis ojos se abrieron de par en par, mi corazn se muri y se clavaron en mi mente 1000 clavos de angustia Sal corriendo mientras lloraba hasta la cocina donde estaban mis padres, viendo tambin la noticia, y les abrac Balbuceando y llorando, dije:

-Mam.! Es Javier! Era mi amigo! Yo yo le quera y no me he podido despedir de l Mam -

Y finalmente ella, cerrando los ojos, me abraz con el amor que solo una madre puede dar

Cuando despert aun senta la angustia en m. Esa angustia me duro por lo menos dos horas. Comprend que era solo un sueo, pero que no deba olvidarlo Por eso estoy escribiendo lo que escribo, para mantenerlo en la memoria y compartir el sentimiento con todos Seguramente hayis tenido un sueo o, peor an, una experiencia similar en vuestras vidas.

Por recordaros ese dolor, quiero deciros:

Disclpenme.

S que lo mo fue solo un sueo y aun as doli. Real debe ser como si se muriera una parte de la propia alma.


Y por, aun con eso, haber ledo mis simples sentimientos:

Gracias.

[Version Htlm: http://docs.google.com/View?docid=dhfc8fw4_0t67q9w6m (Para verlo bien copiar y pegar en un Doc de word)]

Porroro06 de marzo de 2008

3 Comentarios

  • Igruher

    Me gustó tu relato pues debo decirte que llega dentro. Mientras lo estaba leyendo, estaba sintiendo la misma angustia que describías. Creo que una de las cosas más importantes de la literatura es llegar al fondo del lector y hacer que sienta lo mismo que tú estas sintiendo cuando escribes. Para mí eso es lo que hace interesante a un relato. Enhorabuena. Un saludo.

    06/03/08 12:03

  • Porroro

    Tengo que decir que, en algunos puntos, y debido quizas a la música que estaba escuchando, lloraba mientras escribia.

    06/03/08 12:03

  • Shadow

    Esta genial. Manda otro.

    12/03/08 09:03

Más de Porroro