TusTextos

Cuando Salgo a Respirar

Hubo un tiempo en el que creí que ahogarme formaba parte de mí, que allí donde sí se podía respirar, no era mi lugar. Me acostumbré a conformarme con salir de vez en cuando a tomar aire. Sí, a tomar esa bocanada de aire fresco. Sentaba bien. Podía suspirar. Exhalar. Vivir. Pero vivir unos segundos, vivir intermitentemente. Decidí que ya no me era suficiente. Aquello ya no era una bocanada de aire fresco… Mi mayor satisfacción poco a poco se había convertido en mi mayor tortura. Normalizar… no, anhelar algo que es esencial, es condenarte. Y salir a tomar aire pese a que ya no queda, y empezar a ser consciente de ello, es impedir que respirar signifique respirar. ¿Y para qué respirar sin poder respirar? Entendí que, si podía llegar a tomar aire de vez en cuando, también lo podía hacer el tiempo que yo considerara. Porque en aquel entonces creía que necesitaba respirar un rato, pero estaba equivocada, necesito respirar siempre.
Raquelc29 de marzo de 2021

Más de Raquelc